Interesante

Fundación OAU - Historia

Fundación OAU - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Representantes de 30 de las 32 naciones independientes de África se reunieron en Addis Abeba, Etiopía, para formar la Organización de la Unidad Africana (OUA). Una consecuencia del movimiento panafricanista iniciado por W. E. B. Du Bois y otros intelectuales afroamericanos, la OUA tenía la intención de fomentar la unidad entre las naciones africanas. La sede se estableció en Addis Abeba. La organización defendía la erradicación del colonialismo, la defensa mutua y la promoción del bienestar económico y social de los estados miembros. La OUA logró mediar en conflictos entre Argelia y Marruecos (1965), Somalia y Etiopía y Somalia y Kenia (1965-67), pero le fue mal en su trato con la Guerra Civil Nigeriano-Biafra (1968-70). Los repetidos intentos de los años setenta y ochenta para llevar al continente hacia una mayor integración económica también fracasaron y, en los noventa, la OUA habló con una voz que sonaba con poca autoridad.

Organización de la Unidad Africana (1963-2002)

La Organización de la Unidad Africana (OAU, 1963-2002) fue una alianza de naciones africanas independientes que trabajaban para mejorar la cooperación entre los gobiernos africanos recientemente descolonizados. La alianza tenía su base en la filosofía panafricanista que fomentaba la unidad de todos los pueblos de ascendencia africana, pero también se inspiró en las luchas por la independencia en curso cuando varias naciones africanas se liberaron del dominio colonial europeo a principios de la década de 1960.

El 25 de mayo de 1963, el emperador etíope Haile Selassie invitó a los jefes de las 32 naciones africanas independientes en ese momento a reunirse en la capital de su país, Addis Abeba. El resultado de esta conferencia fue la formación de la OUA, que aumentaría en membresía para incluir a 54 de los 55 estados africanos como miembros. Marruecos fue el único estado que rechazó la membresía.

Los principios básicos de la OUA incluían la promoción de la solidaridad entre los estados africanos, la mejora de la calidad de vida de los africanos, la promesa de defender la soberanía de los estados africanos y la erradicación del colonialismo en todas sus formas. La OUA esperaba lograr estos objetivos mediante la cooperación y la negociación pacífica entre sus miembros.

La OUA estableció varios grupos de trabajo, incluida la Comisión de Mediación, Conciliación y Arbitraje, que fue diseñada para ayudar con la solución pacífica de disputas entre miembros. La OUA también ayudó a financiar los movimientos de independencia en aquellas naciones que aún se encuentran bajo el dominio europeo, desempeñando así un papel fundamental en la independencia de estados como Zimbabwe en 1980. La OUA también se comprometió a luchar contra el apartheid y el gobierno de la minoría blanca en estados como Sudáfrica. que se incorporó a la organización en 1994.

Las diferencias ideológicas entre los estados miembros a menudo dificultaban el acuerdo sobre un único curso de acción. La ausencia de una fuerza armada similar a los contingentes de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas y # 8217 dejó a la organización sin medios para hacer cumplir sus edictos. Y su falta de voluntad para intervenir en los asuntos internos de los países miembros a menudo significaba que no enfrentaría dictaduras brutales como el régimen de Idi Amin en Uganda o crisis internas como el genocidio de Ruanda, lo que llevó a algunos observadores a criticar a la OUA como un foro de retórica. en lugar de acción.

Reconociendo muchas de estas deficiencias, la OUA en septiembre de 1999 emitió la Declaración de Sirte, pidiendo que un nuevo organismo ocupara su lugar. El 9 de julio de 2002, esta propuesta se cumplió con la creación de la Unión Africana (2002-), que hasta el día de hoy sigue defendiendo muchos de los principios fundacionales de la OUA.


Unión Africana

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Unión Africana (AU), anteriormente (1963-2002) Organización de la Unidad Africana, organización intergubernamental, establecida en 2002, para promover la unidad y la solidaridad de los estados africanos, estimular el desarrollo económico y promover la cooperación internacional. La Unión Africana (UA) reemplazó a la Organización de la Unidad Africana (OUA). La sede de la UA se encuentra en Addis Abeba, Etiopía.

La OUA se estableció el 25 de mayo de 1963 y sus actividades incluyeron la diplomacia (especialmente en apoyo de los movimientos de liberación africanos), la mediación de conflictos fronterizos y guerras regionales y civiles, e investigación en economía y comunicaciones. La OUA mantuvo el “grupo de África” en las Naciones Unidas (ONU) a través del cual se canalizaron muchos de sus esfuerzos de coordinación internacional. La OUA fue fundamental para lograr la cooperación conjunta de los estados africanos en el trabajo del Grupo de los 77, que actúa como un grupo de naciones en desarrollo dentro de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

El órgano principal de la OUA era la asamblea anual de jefes de estado y de gobierno. Entre estas conferencias cumbre, las decisiones de política estuvieron en manos de un consejo de ministros, compuesto por ministros de relaciones exteriores de los estados miembros.

Los principales logros prácticos de la OUA fueron las mediaciones en varias disputas fronterizas, incluidas las de Argelia y Marruecos (1963–64) y Kenia y Somalia (1965–67). Supervisó los acontecimientos en Sudáfrica y abogó por la imposición de sanciones económicas internacionales contra ese país mientras se mantuviera la política oficial de apartheid. En 1993, la OUA creó un mecanismo para participar en el establecimiento y el mantenimiento de la paz en el continente. En 1998, la OUA patrocinó un panel internacional encabezado por el ex presidente de Botswana Ketumile Masire para investigar el genocidio que tuvo lugar en Ruanda en 1994, su informe se publicó en 2000.

También en 2000, en una medida encabezada por el líder libio, el coronel Muammar al-Qaddafi, se propuso que la OUA fuera reemplazada por un nuevo organismo, la Unión Africana. La Unión Africana iba a ser de naturaleza más económica, similar a la Unión Europea, y contendría un banco central, un tribunal de justicia y un parlamento de toda África. Un Acta Constitutiva, que preveía el establecimiento de la Unión Africana, fue ratificada por dos tercios de los miembros de la OUA y entró en vigor el 26 de mayo de 2001. Después de un período de transición, la Unión Africana reemplazó a la OUA en julio de 2002. En En 2004 se inauguró el Parlamento Panafricano de la UA y la organización acordó crear una fuerza de mantenimiento de la paz, la Fuerza Africana de Reserva, de unos 15.000 soldados.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Kenneth Pletcher, editor senior.


Lo que la Organización de la Unidad Africana hizo bien y # 8230 y dónde salió mal

Desde el principio, la Organización de la Unidad Africana fue una organización política y económica. Ese fue su primer problema. El principal fracaso de la Organización de la Unidad Africana fue la falta de un ejército permanente. Desde el principio, la Organización de la Unidad Africana fue una organización política y económica. Ese fue su primer problema.

Hoy en día, las Naciones Unidas han demostrado ser una organización capaz sólo porque pueden cumplir mandatos con la fuerza de las armas. La OUA no tenía tal fuerza para respaldar sus resoluciones. Como resultado, la organización no pudo hacer nada más que condenar las guerras civiles en Nigeria, Sierra Leona y Liberia, las violaciones de los derechos humanos de muchos de los dictadores del continente (que también eran miembros de la organización) y los genocidios que ocurrieron. llevado a cabo de vez en cuando en los países miembros, incluido el genocidio en Ruanda.

Pin Una mujer busca los nombres de las víctimas del genocidio de Ruanda. La Unión Africana no pudo evitar la muerte de más de 800.000 ruandeses.

Sin la fuerza de las armas, la OUA era más un grupo de expertos y un taller de charlas que una organización real y eficaz. Si bien la visión de la organización era noble, no se puede lograr ninguna visión frente a la oposición violenta sin la justa aplicación de la fuerza. Cualquier organización futura que venga de aquí en adelante haría bien en recordar esa lección.

Aparte de este único fracaso, la OUA logró unificar África hasta cierto punto. Este es un logro que pocas otras organizaciones pueden reclamar. Cuando la OUA se transformó en la Unión Africana, 53 de las 54 naciones africanas se habían unido.

E incluso sin un ejército permanente, según las fuentes, la OUA desempeñó un papel vital en la liberación de las naciones africanas del colonialismo al suministrar armas, entrenamiento y bases militares a las naciones colonizadas que luchan por la independencia.

El ANC de Sudáfrica, el ZANU y el ZAPU tuvieron éxito gracias al apoyo de la OUA. De hecho, cuando la Sudáfrica blanca se negó a abolir el apartheid, sus puertos fueron cerrados, fueron expulsados ​​de la Organización Mundial de la Salud y se prohibió a los aviones sudafricanos sobrevolar el resto del continente, todo gracias a la OUA.

La OUA también había establecido el Banco Africano de Desarrollo, la respuesta de África al Banco Mundial Europeo. El banco todavía existe hoy y otorga préstamos, brinda asistencia técnica y coordina el desarrollo de los países miembros regionales.

La OUA también fundó varios organismos especializados para abordar los problemas del continente. Estas agencias, muchas de las cuales aún existen, incluyen

  • Unión Panafricana de Telecomunicaciones (PATU)
  • Unión Postal Panafricana (PAPU)
  • Agencia Panafricana de Noticias (PANA)
  • Unión de Organizaciones Nacionales de Radio y Televisión Africanas (URTNA)
  • Unión de Ferrocarriles Africanos (UAR)
  • Organización de Unidad Sindical Africana (OATUU)
  • Consejo Supremo de Deportes en África

Fueron estos éxitos los que servirían de inspiración para la Organización de la Unidad Afroamericana de Malcolm X.


Sobre la Unión Africana

La Unión Africana (UA) es un organismo continental formado por los 55 estados miembros que componen los países del continente africano. Fue lanzado oficialmente en 2002 como sucesor de la Organización de la Unidad Africana (OUA, 1963-1999).

En mayo de 1963, 32 jefes de Estados africanos independientes se reunieron en Addis Abeba, Etiopía, para firmar la Carta que creaba la primera institución continental de África posterior a la independencia, la Organización de la Unidad Africana (OUA). La OUA fue la manifestación de la visión panafricana de una África unida, libre y en control de su propio destino y esto fue solemnizado en la Carta de la OUA en la que los padres fundadores reconocieron que la libertad, la igualdad, la justicia y la dignidad eran esenciales. objetivos para el logro de las aspiraciones legítimas de los pueblos africanos y que era necesario promover el entendimiento entre los pueblos africanos y fomentar la cooperación entre los estados africanos en respuesta a las aspiraciones de los africanos de hermandad y solidaridad, en una unidad más amplia que trascendiera la etnia. y diferencias nacionales. La filosofía rectora fue la del panafricanismo, que se centró en el socialismo africano y promovió la unidad africana, las características y prácticas comunitarias de las comunidades africanas y el impulso de abrazar la cultura y el patrimonio común de África.

Los principales objetivos de la OUA eran librar al continente de los vestigios restantes de colonización y apartheid para promover la unidad y la solidaridad entre los Estados africanos para coordinar e intensificar la cooperación para el desarrollo a fin de salvaguardar la soberanía y la integridad territorial de los Estados miembros y promover la cooperación internacional. La Carta de la OUA detalla el propósito de la Organización, a saber:

  • Promover la unidad y la solidaridad de los Estados africanos.
  • Coordinar e intensificar su cooperación y esfuerzos para lograr una vida mejor para los pueblos de África.
  • Para defender su soberanía, su integridad territorial e independencia.
  • Erradicar todas las formas de colonialismo de África y
  • Promover la cooperación internacional, teniendo debidamente en cuenta la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de Derechos Humanos.

A través del Comité Coordinador de la OUA para la Liberación de África, el Continente trabajó y habló como uno solo con total determinación para forjar un consenso internacional en apoyo de la lucha de liberación y la lucha contra el apartheid. La OUA ha proporcionado un foro eficaz que permite a todos los Estados miembros adoptar posiciones coordinadas sobre asuntos de interés común para el continente en foros internacionales y defender los intereses de África de manera eficaz.

El 9.9.1999, los Jefes de Estado y de Gobierno de la Organización de la Unidad Africana (OUA) emitieron la Declaración de Sirte en la que pedían el establecimiento de una Unión Africana, con miras a acelerar el proceso de integración en el continente para permitir que África desempeñar el papel que le corresponde en la economía mundial y al mismo tiempo abordar problemas sociales, económicos y políticos multifacéticos, agravados por ciertos aspectos negativos de la globalización.

El lanzamiento de la Unión Africana:

La Unión Africana (UA) se inauguró oficialmente en julio de 2002 en Durban, Sudáfrica, tras la decisión de septiembre de 1999 de su predecesora, la OUA, de crear una nueva organización continental para aprovechar su trabajo. La decisión de relanzar la organización panafricana de África fue el resultado de un consenso de los líderes africanos de que, para realizar el potencial de África, era necesario volver a centrar la atención en la lucha por la descolonización y librar al continente del apartheid, que había sido el enfoque de la OUA, hacia una mayor cooperación e integración de los estados africanos para impulsar el crecimiento y el desarrollo económico de África.

La UA se guía por su visión de "Una África integrada, próspera y pacífica, impulsada por sus propios ciudadanos y que representa una fuerza dinámica en el escenario mundial".

  • Lograr una mayor unidad y solidaridad entre los países africanos y su gente.
  • Defender la soberanía, la integridad territorial y la independencia de sus Estados miembros.
  • Acelerar la integración política y socioeconómica del continente
  • Promover y defender posiciones comunes africanas sobre temas de interés para el continente y sus pueblos.
  • Fomentar la cooperación internacional
  • Promover la paz, la seguridad y la estabilidad en el continente.
  • Promover los principios e instituciones democráticos, la participación popular y la buena gobernanza.
  • Promover y proteger los derechos humanos y de los pueblos de conformidad con la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y otros instrumentos de derechos humanos pertinentes.
  • Establecer las condiciones necesarias que permitan al continente desempeñar el papel que le corresponde en la economía global y en las negociaciones internacionales.
  • Promover el desarrollo sostenible a nivel económico, social y cultural, así como la integración de las economías africanas.
  • Promover la cooperación en todos los campos de la actividad humana para elevar el nivel de vida de los pueblos africanos.
  • Coordinar y armonizar las políticas entre las Comunidades Económicas Regionales existentes y futuras para la consecución progresiva de los objetivos de la Unión.
  • Impulsar el desarrollo del continente promoviendo la investigación en todos los campos, en particular en la ciencia y la tecnología.
  • Trabajar con socios internacionales relevantes en la erradicación de enfermedades prevenibles y la promoción de la buena salud en el continente.
  • Asegurar la participación efectiva de las mujeres en la toma de decisiones, particularmente en los ámbitos político, económico y sociocultural.
  • Desarrollar y promover políticas comunes de comercio, defensa y relaciones exteriores para asegurar la defensa del Continente y el fortalecimiento de sus posiciones negociadoras.
  • Invitar y alentar la plena participación de la Diáspora Africana como parte importante de nuestro Continente, en la construcción de la Unión Africana.

El trabajo de la UA se implementa a través de varios órganos principales de toma de decisiones: - La Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno, el Consejo Ejecutivo, el Comité de Representantes Permanentes (PRC), los Comités Técnicos Especializados (STC), el Consejo de Paz y Seguridad y el Comisión de la Unión Africana. La estructura de la UA promueve la participación de los ciudadanos africanos y la sociedad civil a través del Parlamento Panafricano y el Consejo Económico, Social y Cultural (ECOSOCC).

Los órganos que se ocupan de asuntos judiciales y legales, así como de derechos humanos, incluyen: - Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP), Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (AfCHPR), Comisión de Derecho Internacional de la UA (AUCIL), UA Consejo Asesor sobre Corrupción (AUABC) y Comité Africano de Expertos en Derechos y Bienestar del Niño. La UA también está trabajando para el establecimiento de instituciones financieras continentales (el Banco Central Africano, el Banco Africano de Inversiones y el Fondo Monetario Africano)

Las Comunidades Económicas Regionales (CER) y el Mecanismo Africano de Revisión por Pares también son órganos clave que constituyen la estructura de la Unión Africana.

Para asegurar la realización de sus objetivos y el logro de la Visión Panafricana de un África integrada, próspera y pacífica, la Agenda 2063 se desarrolló como un marco estratégico para la transformación socioeconómica e integradora a largo plazo de África. La Agenda 2063 exige una mayor colaboración y apoyo a las iniciativas lideradas por África para garantizar el logro de las aspiraciones de los africanos.


Día de la Libertad de África: el nacimiento y la historia de la OUA que debes conocer

Al conmemorar el Día de la Libertad de África, este artículo de archivo, de nuestra edición impresa de julio de 2002, analiza cómo nació la OUA, algunos de sus logros (particularmente en la lucha de liberación) y los asuntos pendientes en el frente económico.

La firma de la carta de la Organización de la Unidad Africana (OUA) en Addis Abeba el 25 de mayo de 1963 fue la culminación de años de esfuerzos de los líderes africanos, en los que el presidente Kwame Nkrumah de Ghana y el emperador Haile Selassie de Etiopía desempeñaron un papel destacado.

El primer presidente de Ghana, Kwame Nkrumah, era un apasionado creyente de la unidad africana y un vínculo vivo con el histórico movimiento panafricano que había promovido la solidaridad entre los afrodescendientes de todo el mundo contra el colonialismo y el racismo.

Los panafricanistas anteriores se habían identificado con Etiopía como un estado africano histórico que permaneció independiente a excepción de la ocupación italiana de 1936-41, que despertó sus fuertes protestas.

El panafricanismo cambió inevitablemente cuando la mayor parte de África se independizó entre 1957 y 1963. La diáspora, anteriormente destacada en la promoción del panafricanismo, ya no desempeñaba ese papel. Al mismo tiempo, las ideas de solidaridad y unidad africanas se extendieron a todo el continente, no solo al África subsahariana. Cabe destacar que hubo apoyo a la guerra de independencia de Argelia contra Francia, que terminó en 1962.

En las mentes de quienes buscaban una mayor unidad, sobresalió el continuo sometimiento de millones de africanos al dominio colonial o de los colonos blancos en las colonias portuguesas, en Rhodesia del Sur (ahora Zimbabwe), en Sudáfrica y en el suroeste de África (ahora Namibia). Algunas colonias británicas y francesas aún no eran independientes en 1963, pero lo fueron en los años siguientes.

Sobre la necesidad de buscar la liberación de esos compañeros africanos, había un acuerdo básico general en principio. Pero sobre cómo los países africanos que ya son independientes deberían progresar más, hubo desacuerdo.

Algunos estados con un enfoque más radical de la política exterior adoptaron la Carta de Casablanca el 7 de enero de 1961, en una reunión en esa ciudad marroquí. Entre ellos figuraban, en particular, Ghana bajo Nkrumah, Guinea bajo el presidente Ahmed Sékou Touré, que había llevado a Guinea a la independencia de Francia en oposición al programa establecido por el presidente Charles de Gaulle en 1958, y Egipto bajo el presidente Gamal Abdel Nasser.

Por otro lado, una reunión en Monrovia del 8 al 12 de mayo de 1961 condujo a la formación del Grupo de Monrovia de estados más conservadores, pro-occidentales en la época de la Guerra Fría y cautelosos sobre los movimientos hacia la unidad. Algunos otros líderes eran independientes de ambos grupos, como el presidente Julius Nyerere de Tanzania, cuyo radicalismo se parecía al de Nkrumah pero que defendía los movimientos hacia la unidad dentro de las regiones como primer paso. Nkrumah llegó a quedar aislado en su llamado a un gobierno continental temprano.

Incluso otros miembros del Grupo de Casablanca no apoyaron a Nkrumah en esto y, de hecho, fue en gran parte a través de las discusiones entre Sékou Touré y el emperador Haile Selassie que se cerró la brecha entre los dos bloques principales y se hizo posible la creación de la OUA.

En la práctica, esto significó que la Carta de la OUA no reflejaba las ideas de Nkrumah y creó una agrupación de estados soberanos. Los siete principios fundamentales consagrados en la Carta fueron:

• La igualdad soberana de todos los estados miembros. • Respeto a la soberanía e integridad territorial de cada estado. • El derecho inalienable a la existencia independiente de cada estado. • Solución pacífica de controversias mediante negociación, mediación, conciliación y arbitraje. • Condena sin reservas del asesinato político en todas sus formas, así como de las actividades subversivas por parte de los estados vecinos o de cualquier otro estado. • Absoluta dedicación a la emancipación total de los territorios africanos aún dependientes. • No alineación con respecto a todos los bloques de potencia.

El emperador Haile Selassie, hablando durante la formación de la OUA el 25 de mayo de 1963 en Addis Abeba. (Fotos AFP)

No interferencia

La OUA fue una alianza de gobiernos y el principio de "no injerencia" se aplicó estrictamente durante mucho tiempo. Después de 1963, Nkrumah continuó adoptando un enfoque alternativo, buscando la unidad entre los pueblos en lugar de los gobiernos, en la línea de la Conferencia de Todos los Pueblos Africanos en Accra en 1958.

Por lo tanto, su gobierno dio asilo y ayuda no solo a los luchadores por la libertad africanos, sino también a los activistas políticos que se oponían a algunos gobiernos independientes, como los de Camerún y Níger. Esto provocó una grave crisis en el momento de la cumbre de la OUA celebrada en Accra en 1965.

Hoy esa disputa está en gran parte olvidada y la memoria de Nkrumah es venerada en todas partes. Pero la OUA continuó como una alianza de gobiernos y defensora de su soberanía.

La OUA se convirtió rápidamente en parte de la escena africana, con sus cumbres anuales celebradas a veces en Addis Abeba, a veces en otras capitales. Aunque sus poderes eran limitados, tuvo un impacto como expresión de una perspectiva africana común sobre varios temas, incluido el fin del dominio colonial y de los colonos.

OUA y liberación

El día del triunfo, cuando Sudáfrica, bajo el gobierno de la mayoría con Nelson Mandela como presidente, se unió a la OUA en 1994, era apenas imaginable en 1963. El régimen del apartheid parecía tan sólido como una roca en ese entonces, y también estaba la extensión de South El dominio supremacista blanco africano sobre el sudoeste de África, mientras que el régimen de colonos blancos en Rhodesia del Sur estaba tan decidido a aferrarse al poder como lo estaban los gobernantes coloniales portugueses en Angola, Mozambique, Guinea Bissau, Cabo Verde y Santo Tomé y Príncipe.

Pero incluso contra lo que parecían difíciles, la OUA y sus estados miembros fueron más allá de las palabras de aliento al apoyar la resistencia en esos países. Creó el Comité de Liberación de la OUA, con sede en Dar es Salaam, Tanzania, para canalizar la asistencia. Los estados africanos individuales proporcionaron bases de retaguardia y entrenamiento para las guerrillas, especialmente Tanzania y Zambia. En el frente diplomático, en respuesta a la incapacidad de Gran Bretaña de tomar medidas efectivas contra la Declaración Unilateral de Independencia del Primer Ministro Ian Smith en Rhodesia, la OUA pidió a todos los estados miembros que rompieran las relaciones diplomáticas con Gran Bretaña en 1965. Solo una minoría de estados realmente implementaron esta resolución en esta y otras ocasiones los estados africanos estaban divididos, como los estados soberanos tienen derecho a estarlo, y la OUA no pudo obligar a nadie a acatar una resolución. Pero esto no significa que la Organización sea totalmente ineficaz. En 1971, la OUA puso fin de manera efectiva a las iniciativas del presidente Félix Houphouët Boigny de Côte d’Ivoire y del primer ministro Kofi Abrefa Busia de Ghana para iniciar un "diálogo" con Sudáfrica.

En Rhodesia, los diferentes puntos de vista sobre las relaciones diplomáticas con Gran Bretaña no impidieron un compromiso general de ayudar a la resistencia africana. El presidente Hastings Banda de Malawi rechazó impunemente la política general africana hacia Rhodesia, Sudáfrica y las colonias portuguesas, pero a la larga esto no salvó a los regímenes blancos.

En 1974-75, una revolución en Portugal fue seguida por la independencia de todos los territorios portugueses. Lamentablemente, la independencia se produjo en medio de la guerra civil en Angola y, al principio, los estados africanos estaban divididos equitativamente entre partidarios y opositores del gobierno del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) encabezado por el presidente Agostinho Neto.

La situación cambió con la intervención de Sudáfrica contra el MPLA y, en poco tiempo, la OUA se puso del lado del gobierno del MPLA como parte de la lucha de liberación.

En este caso, como en otros, siempre hubo algunos estados africanos rompiendo filas, abierta o secretamente algunos rompieron las sanciones internacionales contra Rhodesia y la propia resolución de 1968 de la OUA a favor de las sanciones contra Sudáfrica. Pero los supremacistas blancos siempre supieron que África generalmente estaba en contra de ellos. No lograron obtener la aceptación de sus políticas a través del "diálogo", aunque la OUA no rechazó el diálogo por completo y aceptó su principio en el Manifiesto de Lusaka en 1969.

Finalmente, Rhodesia se convirtió en el estado independiente de Zimbabwe bajo el gobierno de la mayoría negra en 1980, y se unió a la OUA con Robert Mugabe como primer ministro y luego presidente.

En 1990, ante la resistencia africana dentro del país, las sanciones internacionales y la hostilidad mundial, el régimen sudafricano otorgó la independencia a África sudoccidental como Namibia (bajo el presidente Sam Nujoma), y luego liberó a Nelson Mandela de 27 años de existencia. prisión, levantó la prohibición del Congreso Nacional Africano (ANC), inició el proceso que puso fin al régimen supremacista blanco en Sudáfrica y trajo al gobierno multirracial elegido democráticamente en 1994.

A continuación, se celebró una mini cumbre especial de la OUA en Arusha, Tanzania, el 15 de agosto de 1994, en la que se votó a favor de poner fin al mandato del Comité de Liberación de la OUA. Con la campaña unificadora para la liberación de todo el continente ahora completada, ¿qué podría reemplazarla como foco de esfuerzos unidos entre los miembros de la OUA? Los nuevos líderes de Sudáfrica sugirieron una respuesta, consensuada por muchos otros. El primer ministro de Relaciones Exteriores de Mandela, Alfred Nzo, dijo: "El principal desafío ahora de la OUA es entrar en la próxima lucha, que es la del desarrollo económico".

Se estaba haciendo eco de lo que Mandela había dicho en la cumbre de la OUA de 1993 en El Cairo, Egipto, y de lo que debería ser la preocupación de la OUA ahora: “Todos conocemos la brutal realidad de un continente inundado de niños hambrientos, plagado de guerras que devoran vidas humanas, confrontados por millones de refugiados y personas desplazadas, economías en crisis, teorías refutadas y sueños rotos ”.

Plan de Acción de Lagos y APPER

De hecho, quienes sugirieron que después del final de la lucha contra el dominio colonial y los regímenes de colonos blancos, la OUA debería concentrarse en los apremiantes problemas económicos de África, sin duda eran conscientes de que la Organización les había estado prestando atención durante muchos años.

La cooperación económica había figurado entre sus objetivos desde el principio y tomó muchas iniciativas en el ámbito económico.

En abril de 1980, se celebró en Lagos la primera Cumbre Económica de la OUA y se adoptó el Plan de Acción de Lagos.

Cinco años después, la 21a cumbre de la OUA en 1985 emitió una declaración sobre la situación económica en África que incluía (a) un programa de medidas para la implementación acelerada del Plan de Lagos (b) acción especial para mejorar la situación alimentaria en África (c ) la rehabilitación del desarrollo agrícola y (d) medidas para una plataforma común de acción a nivel subregional, continental e internacional.

A esta declaración se adjuntó el Programa Prioritario de África para la Recuperación Económica (APPER), un programa quinquenal para los años 1986 a 1990. El APPER se elaboró ​​en una presentación a un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la crisis económica y social de África. Los países africanos estimaron que la implementación completa de APPER costaría $ 128 mil millones, de los cuales $ 82 mil millones se movilizarían desde África, y el resto provendría de fuentes externas. Además de proporcionar ayuda financiera, se pidió a la comunidad internacional que ayudara a África mejorando sus posibilidades comerciales y aliviando la carga de la deuda, que ya era una preocupación importante para los estados africanos en ese momento y lo sigue siendo.

Cabe señalar que, si bien el Plan de Acción de Lagos y APPER reflejaban las aspiraciones comunes de los estados africanos, no imponían compromisos vinculantes a los estados individuales (ni, por supuesto, a los donantes de ayuda).

La OUA no era un foro para llegar a acuerdos detallados y vinculantes sobre las medidas económicas que debían aplicar los estados africanos. Nunca tuvo tal poder, ni tampoco la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África (UNECA), fundada en 1958 y con sede, como la OUA, en Addis Abeba.

La UNECA ha contribuido mucho a la cooperación económica africana a través de la investigación, estadísticas, conferencias, etc., pero no es un organismo que pueda establecer la cooperación económica o las políticas económicas concertadas para el continente, y tampoco lo fue la OUA.

Cualquier progreso que se haya logrado en esa dirección fue y ha sido logrado por organizaciones regionales como la CEDEAO en África occidental y la SADC en África meridional.

El Tratado de Abuja

Todos los miembros de la OUA acordaron muchos más avances en esa dirección, que en última instancia condujeron a la unión económica de todo el continente, cuando, durante la 27a cumbre de la OUA en Abuja (2-6 de junio de 1991), firmaron el Tratado de Abuja sobre la economía africana. Comunidad (AEC).

Esto estableció etapas detalladas para la integración económica, primero a nivel de las agrupaciones regionales existentes, y luego a nivel continental, para involucrar, eventualmente, no solo el libre comercio sino también una moneda común. La fecha límite fijada para la creación efectiva de la AEC era 2025. Ahora la Unión Africana, que sustituyó a la OUA en 2002, tiene que seguir y acelerar el programa establecido en el Tratado de Abuja.

A diferencia de la creencia generalizada, el Acta Constitutiva de 2000 por la que se crea la Unión Africana no prevé la creación inmediata de una unión política. Sin embargo, prevé un Parlamento Africano, que ya estaba previsto en el Tratado de Abuja. Económicamente, el objetivo es acelerar, si es posible, el programa de mayor integración regional.


Historia de la Universidad

La Universidad Obafemi Awolowo, Ile-Ife es una de las tres universidades establecidas en Nigeria entre 1961 y 1962 como resultado del informe presentado al Gobierno Federal en septiembre de 1960 por una Comisión que nombró en abril de 1959 bajo la presidencia de Sir Eric Ashby. , Master of Clare College, Cambridge, para estudiar las necesidades de la educación postsecundaria y superior en Nigeria durante los próximos veinte años. El 8 de junio de 1961 se inauguró formalmente la Ley que prevé el establecimiento del Consejo Provisional de la Universidad bajo la presidencia de la Jefa Rotimi Williams.

On 11th June, 1970, an Edict known as the University of Ife edict, 1970 was promulgated by the Government of the Western State to replace the Provisional Council Law of 8th June, 1961. This Edict has since been amended by the Obafemi Awolowo University, Ile-Ife (Amended) Edict No. 112 of 1975 (Transitional Provisions) Decree No.

23 of 1975. This new Decree effected a takeover of the Obafemi Awolowo University by the Federal Military Government and established a Provisional Council as an interim governing body of the University which shall subject to the general direction of the Head of the Federal Government, control the policies and finances of the University and manage its affairs. This Provisional Council has since been replaced by a Governing Council.

The University started with five Faculties – Agriculture, Arts, Economics and Social studies (now Social Sciences), Law and Science. Six new Faculties have since been added, namely the Faculty of Education (established on 1st October, 1967), the Faculty of Pharmacy (established on 1st October, 1969), the Faculties Technology and Health Sciences (now College of Health Sciences) (both established on 1st October, 1960), Faculty of Administration with effect from 1st October 1979) and Faculty of Environmental Design and Management (established on April 6, 1982).

In 1992, the University established a collegiate system with five Colleges. The system did not function effectively and was abandoned after two years. However, the Postgraduate College and the College of Health Sciences were retained. The College of Health Sciences now comprises of the Faculties of Basic Medical Sciences, Clinical Sciences and Dentistry.

The following other Institutes and major units exist in the University:

  • The Adeyemi College of Education located in Ondo
  • The Institute of Agricultural Research and Training, Ibadan The Natural History Museum
  • The Institute of Ecology and Environmental Studies The Centre for Gender and social Policy Studies
  • The Centre for Industrial Research and Development The Institute of Public Health
  • The Institute of Cultural Studies
  • The Technology Planning and Development Unit The Computer Centre
  • The Drug Research and Production Unit
  • The Equipment Maintenance and Development Centre The Central Technological Laboratory Workshop
  • The Central Science Laboratory The Distance Learning Centre

Finally, some other agencies over which the University has no direct, or, in some cases limited control, have premises within the University.

  • The Regional Centre for Training in Aerospace Surveys
  • The National central for Technology Management
  • The Centre for Energy Research and Development

The African Regional Centre for Space Science and Education in English. The student population has rising steadily from 244 in 1962/63 to over 30,000 at present.


Today In History: Exactly 57 Years Ago Today, The OAU Is Established After Instrumental Efforts By Dr Kwame Nkrumah

The Organisation of African Unity (OAU), established on 25 May 1963, was the culmination of a number of diverse and far-reaching historical currents and political trends both on the African continent and abroad.

Of particular import to the ideological formation of the OAU was the late 19th century Pan-Africanist movement which emerged in the United States of America (USA) among Black American intellectuals such as Martin Delany and Alexander Crummel, who drew similarities between Africans and Black Americans.

The sentiment among these intellectuals centered on the belief that in order for black civilization to prosper, it was necessary to establish their own nation free from the USA where they would be able to pursue self-determination with dignity.

The ad hoc and wavering Pan-Africanist train of thought began to consolidate itself through the scholarship of W.E.B. Du Bois, a staunch advocate of African culture and history, who propounded the idea that colonialism lay at the heart of Africa’s economic, political, and social problems.

Building on this, Marcus Garvey, a Black nationalist, further urged the return of Africans to the continent, which he attempted to facilitate through the establishment of a shipping company, the Black Star Line, aimed at transporting Black Africans back to Africa. This venture was unsuccessful due to obstruction by both the US and British authorities concerned with the future of their colonies.

On the continent itself, a number of prominent intellectuals and heads of state such as Kwame Nkrumah of Ghana, Julius Nyerere of Kenya, Sékou Touré of Guinea, and Kenneth Kaunda of Zambia took up the cause of advancing the Pan-African ideal.

A series of Pan-African Congresses were convened to further the interests of African peoples and discuss methods to achieve unification, and at the fifth Congress held in Manchester, England, and attended by Nkrumah, among others, a number of significant aspirations and concerns were voiced. The Congress advocated for the “complete independence of the African continent and total rejection of colonialism and exploitation in all its forms,” and called for the unification of Africa through regional blocs and the adoption of democracy.

It was these concerns that had formed the basis of Ghana’s post-independence foreign policy, and Kwame Nkrumah categorically linked Ghana’s independence to the continent’s own, recognizing that “the independence of Ghana is meaningless unless it is linked up with the total liberation of the continent.”

Nkrumah, therefore, established a series of conferences hosted in Accra between 1958 and 1960 with the aims of assisting countries still under colonial rule, fostering cultural and economic ties between countries, and considering the issue of world peace.

The vision of a United States of Africa was, per contra, not supported by all, and not as radically as Nkrumah, Sékou Touré of Guinea and Modibo Keita of Mali would have preferred it. Despite a common vision, differing ideological commitments and diverging opinions regarding strategy and structuring of a continental organization soon divided and obstructed the pursuit of unity.

Thus, between 22 and 25 May 1963, delegates from 32 African countries convened in the Ethiopian capital of Addis Ababa to establish the Organisation for African Unity (OAU), intended to form the continental base for pan-Africanism but resulting in a watered-down compromise between competing ideological blocs.

At the outset, then, complete unification seemed unattainable. The divisions rendered the construction of a union government based on a consensus of structural, military, and political institutions untenable. The OAU was thus founded with the intention that the organization would proceed, incrementally, with unification until the eventual goal of a Union of African States was realized.


TIGed

Ø Effectively addressing the new social, political and economic realities in Africa and the world
Ø Fulfilling the peoples’ aspirations for greater unity in conforming with the objectives of the OAU Charter and the Treaty establishing the African Economic Community
Ø Revitalising the Continental Organisation to play a more active role in addressing the needs of the people
Ø Eliminating the scourge of conflicts
Ø Meeting global challenges and
Ø Harnessing the human and natural resources of the continent to improve living conditions.
To achieve these aims, they decided to:
“Establish an African Union in conformity with the ultimate objectives of the Charter of our Continental Organisation and the provisions of the Treaty establishing the African Economic Community.”

Objectives of the AU
In general, the African Union objectives are different and more comprehensive than those of the OAU. The OAU has served its mission and was due for replacement by a structure geared towards addressing the current needs of the continent.

The aims of the OAU were:
Ø To promote the unity and solidarity of African States
Ø To coordinate and intensify their cooperation and efforts to achieve a better life for the peoples of Africa
Ø To defend their sovereignty, territorial integrity and independence
Ø To eradicate all forms of colonialism from Africa and
Ø To promote international cooperation.
Comparatively, the objectives of the African Union, as contained in the Constitutive Act, are to:
Ø Achieve greater unity and solidarity between the African countries and the peoples of Africa
Ø Defend the sovereignty, territorial integrity and independence of its member states
Ø Accelerate the political and socio-economic integration of the continent
Ø Promote and defend African common position on issues of interest to the continent and its peoples
Ø Encourage international cooperation, taking due account of the Charter of the United Nations and the Universal Declaration of Human Rights
Ø Promote peace, security, and stability on the continent
Ø Promote democratic principles and institutions, popular participation and good governance
Ø Promote and protect human peoples’ rights in accordance with the African Charter on Human and Peoples’ Rights and other relevant human rights instruments
Ø Establish the necessary conditions which enable the continent to play its rightful role in the global economy and in international negotiations
Ø Promote sustainable development at the economic, social and cultural levels as well as the integration of African economies
Ø Promote cooperation in all fields of human activity to raise the living standards of African peoples
Ø Coordinate and harmonise the policies between the existing and future Regional Economic Communities for the gradual attainment of the objectives of the Union
Ø Advance the development of the continent by promoting research in all fields, in particular in science and technology and
Ø Work with relevant international partners in the eradication of preventable diseases and the promotion of good health on the continent.
Desafíos


Organization of Afro-American Unity (OAAU) 1965

The Organization of Afro-American Unity (OAAU) was founded by Malcolm X, John Henrik Clarke, and other black nationalist leaders on June 24, 1964 in Harlem, New York. Formed shortly after his break with the Nation of Islam, the OAAU was a secular institution that sought to unify 22 million non-Muslim African Americans with the people of the African Continent. The OAAU was modeled after the Organization of African Unity (OAU), a coalition of 53 African nations working to provide a unified political voice for the continent. In the coalition spirit of the OAU, Malcolm X sought to reconnect African Americans with their African heritage, establish economic independence, and promote African American self-determination. He also sought OAAU representation on the OAU.

The OAAU was designed to encompass all peoples of African origin in the Western hemisphere, as well those on the African continent. Malcolm X insisted that progress for African Americans was intimately tied to progress in Africa, and outlined a platform of five fronts for this progress called “The Basic Unity Program.” This program called for Restoration, Reorientation, Education, Economic Security, and Self-Defense as a means of promoting Pan-African unity and interests. With a strong focus on education as the primary means of repairing the damages of slavery, economic discrimination, and physical violence directed towards African Americans, the OAAU hoped to foster pan-African consciousness. Among the more controversial positions taken by the OAAU was the suggestion that leaders of African states held more legitimate political power for African Americans than did the American government.

At the founding conference, Malcolm X stressed the importance of escaping terms like “negro,” “integration,” or “emancipation,” insisting that such language was inherently pejorative and antithetical to the ideology of the OAAU. The OAAU called for African American-run institutions within the black community as well as increased participation in mainstream politics. In order to keep the OAAU strictly in African American hands, Malcolm X insisted that there be no monetary donations from non-African sources. The organization also refused membership to whites.

After Malcolm X was assassinated in the Audubon Ballroom on February 19, 1965, the fledgling movement died. Malcolm’s half-sister Ella Collins took over the OAAU, but without his charismatic leadership, most members deserted the organization. Nonetheless the OAAU became the inspiration for hundreds of “black power” groups that emerged during the next decade.


Ver el vídeo: Versión Completa. Hay que ser valiente en la vida y en el amor. Albert Espinosa, escritor (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Mordehai

    En mi opinión es obvio. ¿No intentaste mirar en google.com?

  2. Shaktilkis

    Cualquier cosa puede suceder, tal vez su blog se elevará en la calificación de Yandex para tal publicación. Veamos.

  3. Gardatilar

    ¿Qué empezarías a hacer en mi lugar?



Escribe un mensaje