Interesante

Nixon y Johnson presionaron a la CIA para que espiara a ciudadanos estadounidenses, según muestran documentos desclasificados

Nixon y Johnson presionaron a la CIA para que espiara a ciudadanos estadounidenses, según muestran documentos desclasificados


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Qué llevó a la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos a espiar a ciudadanos estadounidenses en suelo estadounidense en la década de 1960, en violación de su propia carta? Porque dos habitantes de la Casa Blanca sospechaban de una siniestra influencia extranjera detrás del creciente descontento cívico de la década.

Para el presidente Richard Nixon, las manifestaciones contra la guerra que empantanaron su presidencia nunca tuvieron sentido. Durante una conversación con su secretario del Tesoro, John Connally, describió a los incansables manifestantes como "un salvaje orgasmo de anarquistas arrasando por todo el país como un incendio en la pradera".

Su confusión no estaba del todo fuera de lugar. Más de un cuarto de millón de estadounidenses se manifestaron contra el conflicto de Vietnam, un esfuerzo sostenido y generalizado que ayudó a erosionar la moral entre los militares en el extranjero. Fue una ruptura radical con el amplio apoyo bipartidista que los estadounidenses habían ofrecido a las guerras anteriores del siglo.

Nixon no solo estaba resentido con el movimiento contra la guerra: también sospechaba que las potencias extranjeras pudieran estar detrás de ellos. Y así, en junio de 1969, el presidente ordenó a la CIA que preparara un informe sobre el movimiento contra la guerra y qué apoyo comunista extranjero podrían estar recibiendo las manifestaciones.

Fue el segundo presidente consecutivo en exigir la vigilancia de la CIA de los disidentes estadounidenses. Su predecesor, el presidente Lyndon Johnson, ya había ordenado a las agencias federales que investigaran los disturbios civiles en julio de 1967 luego de una serie de violencia relacionada con la raza.

El resultado de esas solicitudes ejecutivas, la Operación CHAOS de la CIA, violaría directamente los estatutos de la Agencia, que obliga a la CIA a centrar su contrainteligencia únicamente en objetivos en el extranjero. La carta, redactada cuando se creó la agencia en 1947, reflejaba el principio constitucional de que los ciudadanos estadounidenses tienen derecho a un alto grado de privacidad personal.

¿Cómo hizo la CIA su espionaje?

Debido a que el objetivo de la Operación CHAOS era establecer pruebas de influencia extranjera en los movimientos disidentes estadounidenses, se desplegaron agentes en universidades de todo Estados Unidos, donde se infiltraron en la "Nueva Izquierda" y aprendieron la cultura y la jerga de los movimientos de los que supuestamente formarían parte. de. Una vez que se habían infiltrado con éxito, los agentes se desplegaron en países extranjeros, donde buscaron información sobre conexiones extranjeras.

Tanto en su formación nacional como en su trabajo internacional, los agentes recopilaron los nombres de ciudadanos estadounidenses y organizaciones vinculadas a movimientos disidentes, creando un índice computarizado de más de 300.000 nombres. De ellos, aproximadamente 7,200 ciudadanos estadounidenses tenían archivos “201” más completos abiertos sobre ellos, retratos más profundos que incluían información como su lugar de nacimiento, sus familiares y sus afiliaciones organizacionales.

La CIA también complementó algunos de estos archivos "201" con información recopilada a través de un programa de interceptación de correo de la CIA, en el que la CIA leyó de forma encubierta la correspondencia postal entre los Estados Unidos y la URSS.

¿A quién espiaba la CIA?

La CIA estaba más preocupada por la influencia extranjera dentro de los movimientos de disturbios civiles más ruidosos. A fines de la década de 1960 y principios de la de 1970, eso significó buscar vínculos extranjeros con el movimiento contra la guerra, el movimiento nacionalista negro (el Partido Pantera Negra) y grupos de derechos civiles, como la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur.

Pero mientras que el objetivo declarado de la Operación CHAOS era encontrar conexiones con actores extranjeros, la mayoría de los archivos “201” estaban, en el mejor de los casos, débilmente conectados. Por ejemplo, se abrió un archivo 201 en Grove Press, Inc., una prensa que publicó un autor que luego se descubrió que era un agente soviético. En un esfuerzo no relacionado, Grove Press también ayudó a producir Soy curioso (amarillo), un drama cinematográfico sueco con escenas de sexo explícitas. Cuando esas escenas generaron una respuesta polarizada entre el público estadounidense, la CIA mantuvo un registro de cómo los críticos de cine revisaron la película.

A pesar de su diligencia, en 1969 la CIA informó a la Casa Blanca que había "muy poca evidencia de financiamiento y entrenamiento comunista de tales movimientos y ninguna evidencia de dirección y control comunista". Sin embargo, la Operación CHAOS permaneció en vigor hasta 1974.

El informe ultrasecreto “Juventud inquieta”, redactado por el director de la CIA, Richard Helms, a pedido de la Casa Blanca, concluyó que el radicalismo estudiantil surgió más de la alienación política y social en casa. En su carta de presentación, dirigida al entonces secretario de Estado Henry Kissinger, Helms se esforzó por enfatizar que espiar a los estudiantes estadounidenses estaba fuera del ámbito de la CIA: “Esta es un área que no está dentro de los estatutos de esta Agencia, así que no necesito enfatizar cuán extremadamente sensible hace el papel. Si alguien se entera de su existencia, resultaría muy vergonzoso para todos los interesados ​​".

Kissinger, al resumir la carta dirigida al presidente, se burló de los hallazgos, en parte porque "tiende a descartar al comunista y otras influencias externas como un factor".

Fue "una situación sin salida", escribe el ex oficial de la CIA y miembro de la Operación CHAOS Frank Rafalko en su libro MH / CAOS, que defendió a la Agencia contra quienes la criticaron por extralimitación interna. “Cada vez que informamos de que no había evidencia de control extranjero dentro de los grupos de estudiantes nacionales y militantes negros, la reacción de la Casa Blanca fue de escepticismo… Volvió a la mesa de dibujo cada vez. Y cada vez, tuvimos que expandir nuestros horizontes, llegar más lejos y mirar a cada disidente para tratar de detectar cualquier contacto extranjero y lo que ese contacto significaba. Al final, estábamos tratando de defender nuestra conclusión, estábamos tratando de demostrar una negativa ".

¿Qué hizo que la CIA finalmente se detuviera?

El descubrimiento de 1972 de que dos ex agentes de la CIA estaban involucrados en el robo de Watergate tuvo repercusiones dramáticas tanto para la CIA como para la Casa Blanca. Nixon despidió al director de la CIA Helms, cuyo reemplazo, James Schlesinger, solo duraría unos meses antes de ser reemplazado por William Colby. En 1974, cuando la Agencia se enfrentó a un mayor escrutinio sobre la corrupción partidista, Colby puso fin a CHAOS.

En diciembre de 1974, cuatro meses después de la dimisión del presidente Nixon, Los New York Times dio a conocer la historia de la Operación CAOS al público en general. Al año siguiente, el presidente Gerald Ford estableció la Comisión del Presidente de los Estados Unidos sobre las actividades de la CIA dentro de los Estados Unidos (también conocida como la Comisión Rockefeller), que esclareció aún más las afirmaciones.


COINTELPRO

COINTELPRO (abreviatura silábica derivada de Counter Intelligence Program) (1956-1971) fue una serie de proyectos encubiertos e ilegales [1] [2] conducidos por la Oficina Federal de Investigaciones de los Estados Unidos (FBI) con el objetivo de vigilar, infiltrar, desacreditar y perturbar organizaciones políticas nacionales estadounidenses. [3] [4] Los registros del FBI muestran que los recursos de COINTELPRO estaban dirigidos a grupos e individuos que el FBI consideraba subversivos, [5] incluidas organizaciones feministas, [6] el Partido Comunista de EE. UU., [7] organizadores contra la guerra de Vietnam, activistas del movimiento de derechos civiles o movimiento Black Power (por ejemplo, Martin Luther King Jr., la Nación del Islam y el Partido Pantera Negra), organizaciones ambientalistas y de derechos de los animales, el Movimiento Indígena Americano (AIM), movimientos de independencia (como los grupos independentistas puertorriqueños como Young Lores y el Partido Socialista Puertorriqueño), y una variedad de organizaciones que formaban parte de la Nueva Izquierda más amplia, y grupos no relacionados como el Ku Klux Klan. [8]

En 1971 en San Diego, el FBI financió, armó y controló a un grupo de extrema derecha de ex miembros de la organización paramilitar anticomunista Minutemen, transformándolo en un grupo llamado Organización del Ejército Secreto que atacaba a grupos, activistas y líderes. involucrado en el movimiento contra la guerra, utilizando tanto la intimidación como los actos violentos. [9] [10] [11]

El FBI ha utilizado operaciones encubiertas contra grupos políticos nacionales desde sus inicios, sin embargo, las operaciones encubiertas bajo la etiqueta oficial COINTELPRO se llevaron a cabo entre 1956 y 1971. [12] Las tácticas COINTELPRO todavía se utilizan hasta el día de hoy y se ha alegado que incluyen el descrédito guerra difamando a individuos y grupos utilizando documentos falsificados y colocando informes falsos en los medios de comunicación acoso encarcelamiento injusto y violencia ilegal, incluido el asesinato. [13] [14] [15] [16] Según un informe del Senado, la motivación del FBI era "proteger la seguridad nacional, prevenir la violencia y mantener el orden social y político existente". [17]

A partir de 1969, los líderes del Partido Pantera Negra fueron atacados por COINTELPRO y "neutralizados" al ser asesinados, encarcelados, humillados públicamente o acusados ​​falsamente de delitos. Algunos de los Panteras Negras afectados fueron Fred Hampton, Mark Clark, Zayd Shakur, Geronimo Pratt, Mumia Abu-Jamal [18] y Marshall Conway. Las tácticas comunes utilizadas por COINTELPRO fueron el perjurio, el acoso de testigos, la intimidación de testigos y la retención de pruebas exculpatorias. [19] [20] [21]

El director del FBI, J. Edgar Hoover, emitió directivas que gobiernan COINTELPRO, ordenando a los agentes del FBI "exponer, interrumpir, desviar, desacreditar o neutralizar de otra manera" las actividades de estos movimientos y especialmente de sus líderes. [22] [23] Bajo Hoover, el agente a cargo de COINTELPRO era William C. Sullivan. [24] El Fiscal General Robert F. Kennedy autorizó personalmente algunos de los programas, [25] dando aprobación por escrito para las escuchas telefónicas limitadas de los teléfonos de Martin Luther King "a modo de prueba, durante un mes más o menos". [26] Hoover extendió la autorización para que sus hombres fueran "desencadenados" para buscar evidencia en cualquier área de la vida de King que consideraran digna. [27]


Comprensión de la CIA: cómo se propusieron y aprobaron las operaciones encubiertas (y abiertas) durante la Guerra Fría

Washington, DC, 4 de marzo de 2019 - Las operaciones encubiertas de la Agencia Central de Inteligencia son un elemento de la vanguardia del poder en la política exterior de Estados Unidos. Pero la CIA no es un guardabosques solitario, disparando tabernas por su propia cuenta. Un grupo interinstitucional de alto nivel dentro del gobierno de los Estados Unidos actúa como el alto mando de la guerra secreta. Hoy, el Archivo de Seguridad Nacional está publicando una colección de documentos obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información y una extensa investigación de archivos que ilustra parte de la amplitud de la actividad del grupo a medida que evolucionó durante la Guerra Fría.

La selección de hoy es un pequeño fragmento de una extensa compilación nueva, Operaciones encubiertas de la CIA III: de Kennedy a Nixon, 1961-1974, publicado recientemente como parte del Digital National Security Archive (DNSA) a través de la editorial académica ProQuest y disponible por suscripción y en muchas bibliotecas importantes. Esta es la tercera parte de una serie del Archivo de Seguridad Nacional sobre el lado clandestino de la CIA, curada por el autor e historiador nominado por Pulitzer John Prados.

Esta edición toma la historia del desastre épico de Bahía de Cochinos a través de una serie de actividades encubiertas poco conocidas o poco exploradas, incluida la operación Mangosta contra Cuba, acciones en Guayana Británica, Bolivia, Indonesia, República Dominicana, Irak (el Kurdos) y más. El set proporciona una cobertura profunda y sin precedentes del alto mando de la CIA, que va desde las actas del "Grupo Especial" que aprobó operaciones encubiertas, hasta las reuniones diarias del personal de los directores de la CIA y las notas de las reuniones con los presidentes Kennedy y Johnson. por el director de la CIA, John A. McCone.

Entre otras cosas, la selección de hoy muestra:

  • El director de la CIA, Allen W. Dulles, hizo una oferta en junio de 1961 para que este "Grupo Especial" tuviera la capacidad autónoma de aprobar operaciones encubiertas. (Documento 1).
  • A principios de 1962, el principal abogado de la CIA se basó en los poderes del artículo 2 de los presidentes bajo la Constitución, y en la noción aprobada por el Congreso por apropiación, para justificar operaciones encubiertas. Advirtió que ningún estatuto autorizaba realmente las operaciones encubiertas. (Documento 4).
  • El hermano del presidente Kennedy, Robert F. Kennedy, en marzo de 1962 mencionó características personales y conocidos conocidos de Fidel Castro como cosas que podrían explotarse en los esfuerzos por neutralizar al líder cubano. (Documento 6).
  • Las acciones de los propios aliados de la CIA en el exilio cubano en marzo de 1963 hicieron que el alto mando reconsiderara su alianza con ellos contra Castro. (Documento 8).
  • El director de la CIA, John A. McCone, un miembro del grupo de alto mando, pasó gran parte de su tiempo presionando una estrategia agresiva contra Cuba, aun reconociendo que los esfuerzos de Estados Unidos estaban condenados al fracaso. (Documentos 8, 9, 10).
  • Al hacerse cargo del gobierno de los Estados Unidos tras la muerte del presidente Kennedy, en su primera reunión con el alto mando el 19 de diciembre de 1963, el presidente Lyndon Johnson se mostró cauteloso, inicialmente no aprobando ataques adicionales contra Cuba. (Documento 12).
  • Los supervisores de los guerreros secretos de la CIA a nivel de la Casa Blanca eran la Junta Asesora de Inteligencia Extranjera del Presidente (PFIAB). El mecanismo de supervisión podría distraerse con eventos extraños en el campo de la inteligencia. Por ejemplo, la reunión de PFIAB (8-9 de agosto de 1964) más cercana al incidente del Golfo de Tonkin (2 y 4 de agosto) estuvo preocupada por el descubrimiento de dispositivos de micrófono rusos dentro del gran sello de los Estados Unidos en la embajada de Moscú. (Documento 14).
  • Lyndon Johnson mostró su disgusto por los "continuos subsidios" a los partidos políticos de un aliado estadounidense cercano en julio de 1966, cuando una acción política de la CIA estaba a punto de renovarse. Su decisión presagiaba el fin del proyecto de la CIA en Italia (Documento 15).
  • El alto mando del presidente Richard Nixon en julio de 1972 aprobó un "regalo" de 20.000 dólares (120.000 dólares en dólares de 2018) al dictador de la República Centroafricana, Jean-Bedel Bokassa (Documento 18).

El Alto Mando de la Guerra Secreta: Exhibiciones de la CIA, 1961-1974

Por John Prados y Arturo Jimenez-Bacardi

La práctica de la inteligencia siempre ha sido una cuestión de indirecta, secreto y engaño. En las operaciones encubiertas de los Estados Unidos, esto ha incluido la aplicación de la técnica de la "negación plausible". Bajo ese concepto, las operaciones y actividades se llevan a cabo de tal manera que se mantenga oculta la mano de la CIA o de los Estados Unidos, o de otras formas para hacer posible negar la participación de los Estados Unidos. En la historia reciente, la negación plausible se ha erosionado un poco, ya que los presidentes estadounidenses buscaron asignaciones monetarias abiertas para operaciones "abiertas encubiertas" o, en la guerra contra el terror, prescindieron de lo "plausible" y simplemente negaron lo que se podía ver que estaban haciendo. Pero durante la era de la Guerra Fría, y aquí los presidentes considerados son John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson y Richard M. Nixon, la negación plausible era un procedimiento estándar.

La CIA y otras agencias de espionaje han utilizado la negación plausible, en particular, para aislar a los presidentes de los cargos en los que participaron, o incluso aprobaron, operaciones encubiertas. Pero mantener esta ficción otorgaba especial importancia a la aprobación y gestión de estas actividades por órganos de gobierno más allá de la propia CIA. En los Estados Unidos, esto se convirtió en una función del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), o más específicamente, de un subcomité del NSC. Esta unidad cambió de nombre con el tiempo, pero retuvo las mismas responsabilidades: aprobación, seguimiento y revisión. A menos que un presidente decidiera involucrarse personalmente, como Kennedy con Cuba o Nixon con Chile, el comité interinstitucional sirvió como la máxima autoridad para la aprobación y revisión de operaciones. Efectivamente, esta unidad NSC era el alto mando de la guerra secreta. Los documentos de este libro informativo electrónico ilustran al alto mando encubierto en acción.

El presidente John F. Kennedy heredó un aparato existente para tomar decisiones de operaciones encubiertas. Dwight D. Eisenhower y Harry S. Truman lo habían creado como el mismo tipo de subcomité de NSC. El nombre de una directiva de Eisenhower, NSC 5412/2, la unidad se conocía como el Grupo 5412 o, para ser aún más vago, el "Grupo Especial". Muchas de sus sesiones de trabajo, durante la primera administración de Kennedy, se llevaron a cabo durante los almuerzos de los martes. Se convocaron sesiones posteriores cuando fue necesario. La unidad esencialmente constituía un comité de subsecretarios que cubría las operaciones encubiertas y el reconocimiento estratégico. El Grupo Especial tenía la autoridad para aprobar, rechazar y revisar todas las actividades encubiertas. El presidente Kennedy también nombró a un experto adicional, con su propio personal, el "asesor militar especial", que sería el general Maxwell D. Taylor. El presidente Kennedy también nombró a Taylor presidente del Grupo Especial (5412).

Un pequeño personal sirvió a los diversos grupos especiales. Desde 1961 hasta aproximadamente 1965, el asistente ejecutivo fue un oficial designado por la CIA que trabajaba oficialmente para el director de inteligencia central (DCI). Posteriormente, el trabajo del asistente solía ser un deber adicional para el miembro del personal de NSC que tenía la carpeta de inteligencia. Esta persona también era típicamente un oficial detallado de la CIA, pero en este caso era responsable ante el asesor de seguridad nacional, no ante la DCI. Para el grupo especial (aumentado), el asistente de estado mayor era un coronel del ejército. Para el Grupo Especial (CI), el asistente de personal era el miembro del personal de NSC responsable de los programas de seguridad global. Durante todo el tiempo de existencia del grupo CI (1962-1965) esta persona, aunque anteriormente pertenecía a la CIA, funcionó como intelectual de defensa.

Todos los directores ejecutivos mantenían una unidad de vigilancia de la Casa Blanca autorizada para revisar las operaciones de inteligencia, incluidas las operaciones encubiertas. Se trataba de la Junta Asesora de Inteligencia Extranjera del Presidente (PFIAB). El Grupo Especial no reporte a PFIAB, más bien la CIA proporcionó a la junta con actualizaciones periódicas, y PFIAB podría entonces decidir investigar cualquier actividad que le interese.

Al más alto nivel, el asesor de seguridad nacional del presidente, en ese momento McGeorge Bundy, trabajó en estrecha colaboración con la DCI para rastrear las actividades de inteligencia desde la perspectiva del NSC.Según el representante del Departamento de Estado, "Mac Bundy consultó con el presidente en la medida que consideró deseable, pero no necesariamente nos dijo si tenía, o si tenía, cuáles habían sido las opiniones del presidente". [1] El asesor de seguridad era miembro del Grupo Especial, y después de la partida de Maxwell Taylor en octubre de 1962 (para convertirse en presidente del Estado Mayor Conjunto), su presidente. Los asesores de seguridad durante este período incluyen a Bundy (presidentes Kennedy y Johnson), Walt Rostow (Johnson) y Henry Kissinger (Nixon).

Las propuestas de operaciones encubiertas se originaron de diversas formas. Lo que se convirtió en la operación de la CIA en Bahía de Cochinos comenzó con el propio presidente de los Estados Unidos. Los embajadores, los jefes de estación, la DCI, el subdirector de planes (DDP), las divisiones de área de la DDP, los Departamentos de Estado o de Defensa podrían sugerir operaciones encubiertas. Las propuestas de fuera de la agencia a menudo surgieron inicialmente en el Grupo Especial.

Las propuestas que comenzaron dentro de la CIA pasaron por un proceso de aprobación interno. Por lo general, esto se originó en el DDP. Cuando se formularon criterios más específicos para la aprobación a principios de la década de 1960, las propuestas presupuestadas por debajo de una cierta cantidad de dólares podían aprobarse directamente dentro de la agencia, mientras que las más grandes iban al grupo interinstitucional. El DDP presentó los pros y los contras a la oficina del director, y el DCI era responsable de tratar con el Grupo Especial y sus hermanos. El propio DNI era miembro del Grupo Especial. Él o su adjunto asistieron a sus reuniones.

En el Departamento de Estado, muchas propuestas de operaciones encubiertas fueron atendidas por su Oficina de Inteligencia e Investigación (INR). Durante este período, el director tenía un elemento centrado en el análisis real, más una unidad político-militar a su cargo. Esta última unidad redactó comentarios INR sobre propuestas de operaciones encubiertas. Estos finalmente circularon al secretario de estado para su revisión, y luego pasaron al comité interinstitucional del NSC. Hasta cierto punto, se convirtió en costumbre que el secretario de estado proponga operaciones encubiertas y redacte los documentos del proyecto que se enviaron al Grupo Especial. El subsecretario de Estado, no el secretario ni el director del INR, era el representante del Estado en el Grupo Especial. Desde abril de 1961 y hasta los años de Nixon, esta persona fue Ulysses Alexis Johnson (a la que se hace referencia más adelante como "Alex"). Además de consultar al INR, Johnson generalmente hablaba con el subsecretario de estado responsable de la región donde se proponía una operación. Johnson anuncia que manejó buenas relaciones con muchas de sus contrapartes de otras agencias, pero enfrentó propuestas que contenían riesgos que él consideraba excesivos, por lo que adquirió el sobrenombre de “Dr. No ". [2]

El subsecretario de Defensa sería el representante del Pentágono en el Grupo Especial. Al igual que en el Estado, el trabajo del personal asociado con las operaciones encubiertas era responsabilidad de una parte diferente de la burocracia. Hasta el verano de 1961, esta era la Oficina de Operaciones Especiales (OSO), un vestigio de años anteriores. El secretario de Defensa Robert S. McNamara reorganizó su oficina ese otoño y reemplazó a OSO con un nuevo Asistente Especial de Contrainsurgencia y Actividades Especiales (SACSA).

El presidente Kennedy heredó ciertas operaciones, ya en curso, que habían sido aprobadas por el Grupo Especial durante la época de Eisenhower. Entre ellos se encuentran los esfuerzos en República Dominicana, el Tíbet, el Congo y contra la Cuba de Castro. La República Dominicana se jugó durante el año 1961, cuando el dictador Rafael Trujillo fue asesinado. El Tíbet estaba en estasis, con el reabastecimiento de aviones de combate partidistas prohibido desde el derribo del U-2 de 1960, y poca capacidad práctica para abastecer la rebelión en tierra sobre el Himalaya. El Congo siguió siendo un dolor de cabeza constante. Pero la operación de Cuba resultó en un gran desastre en Bahía de Cochinos a los pocos meses de que Kennedy asumiera el cargo, y luego lo preocupó durante toda su presidencia. Cuando las operaciones encubiertas conllevaban riesgos muy altos, o se consideraba que eran de riesgo moderado pero el alto mando estaba dividido sobre si aprobarlas, fue entonces cuando un presidente se involucró. Se reuniría y discutiría la propuesta con los miembros del Grupo Especial. Así, el presidente Kennedy se reunió con 5412 miembros sobre Cuba varias veces (por ejemplo, los documentos 6 y 8), al igual que el presidente Johnson (documento 12).

A principios de 1962, el presidente agregó el Grupo Especial (Contrainsurgencia) para enfocarse en proyectos de ayuda militar y policial, operaciones anti-guerrilla y otros programas de seguridad. Se diferenciaba del grupo 5412 al incluir a funcionarios de la Agencia para el Desarrollo Internacional, la Agencia de Información de los Estados Unidos y el Fiscal General Robert F. Kennedy. El presidente consideró al Grupo Especial (CI) tan importante que tuvo su reunión inicial el mismo día que JFK emitió el Memorando de Acción de Seguridad Nacional que lo estableció. Cuando el general Taylor pasó al Estado Mayor Conjunto, varios miembros desearon transferir este comité al Departamento de Estado, pero en cambio permaneció dentro del NSC, donde Bobby Kennedy quería servir como presidente. En cambio, Alex Johnson ocupó la presidencia y Michael Forrestal siguió a Max Taylor como representante de la Casa Blanca. Más tarde, Averell Harriman dominó.

Un problema con todos los grupos especiales dentro de su contexto de NSC es qué, precisamente, significa "alto mando". ¿Fue el Grupo Especial un autoridad de mando, dando órdenes que la CIA, el Pentágono y el Departamento de Estado debían implementar? ¿O fue un comité interinstitucional que hacía recomendaciones a los departamentos de origen de los miembros, coordinando en lugar de dirigiendo? La confusión persistió, en gran parte debido a la convención de negación plausible. Los presidentes no pudieron aclarar el asunto porque se suponía que no debían verse entrometidos en operaciones encubiertas. Alex Johnson, el representante del Departamento de Estado, aunque escribe solo sobre el Grupo Especial (CI), hace comentarios que podrían aplicarse con la misma facilidad a las otras unidades:

Bobby Kennedy, el Departamento de Defensa y, hasta cierto punto, el presidente nunca se atrevieron a aceptar el hecho de que estábamos coordinando los departamentos en lugar de dirigirlos. Siempre pensé que nuestras decisiones no podían tener sentido excepto en la medida en que las implementamos a través de nuestros departamentos, que son los únicos que tienen la autoridad para asignar dinero y personas para que funcionen. No creo que el presidente siempre haya entendido esto. Por lo general, quería resultados rápidos y estaba inclinado a sentir que si ponía a alguien a cargo de algo, esta persona podría dar instrucciones que los departamentos tendrían que llevar a cabo. [3]

El historial de John Kennedy en Cuba demuestra el punto de Alex Johnson. A finales de 1961, el presidente Kennedy añadió una comisión variante que llamó Grupo Especial (Aumentada), que se ocupaba exclusivamente de las operaciones contra Cuba. Aparentemente, consideró que la unidad 5412 regular era demasiado cautelosa o demasiado lenta. El grupo especial (aumentado) en realidad se refirió a la unidad 5412, pero con la incorporación de Bobby Kennedy. La idea debe haber sido que Bobby mantendría las bolas en el aire. Sobre este esfuerzo, el representante del Departamento de Estado escribe: "Sin embargo, reconociendo que las circunstancias internas en Cuba no eran las adecuadas para un derrocamiento rápido, el Grupo Especial (aumentado) debería concentrarse primero en adquirir datos concretos sobre posibles objetivos", en una clara referencia a la de Edward Lansdale. Operación Mangosta plan de 20 de febrero de 1962 (Documento 5). Johnson también informa que el alto mando nunca discutió el asesinato de Castro. Johnson cita al presidente Kennedy, ya en marzo de 1962, como dudoso que ocurriera una revuelta en Cuba. "Nunca tuve escrúpulos morales acerca de Mangosta", dice Alex Johnson para sí mismo, "pero tampoco pensé mucho en la operación". Bobby Kennedy estaba al frente. Alex Johnson también lo cita: “‘ Estamos en una situación de combate [con Castro] y tenemos el mando completo. No hay excusa para fallar. No hay ninguna razón por la que la nación más rica y poderosa del mundo no pueda hacer esto ". El presidente Kennedy alentó a Lansdale, pero a menudo retrocedía cuando se trataba de aprobar operaciones encubiertas específicas que tenían altos niveles de ruido. [4]

El alto mando también podría flaquear. Más tarde, en 1962, a JM / WAVE, la estación de Miami de la CIA, se le ocurrió la idea de contaminar un cargamento de azúcar cubano con destino a Europa del Este. los Mangosta Los planes habían discutido el sabotaje en abstracto, pero la perspectiva de enfermar a consumidores inocentes, especialmente en los países comunistas satélites, en los que también era un objetivo de operaciones encubiertas influir, era demasiado. Pero, como cuenta Alex Johnson, "El barco ya había zarpado cuando el Grupo Especial (Aumentado) se enteró de esto". [5]

A fines de 1962, esa operación se enfrentó a la Crisis de los Misiles de Cuba. JFK luego fue aún más alto, a su NSC Standing Group. Cada vez que buscaba al funcionario autorizado. Alex Johnson remacha su punto de esta manera: “La creación de empleos fuera de la cadena de mando [y] esperando que ellos pongan a Washington de cabeza ignoraron las realidades del poder en el gobierno y el Congreso, que responsabilizan a los departamentos y sus secretarios de la la forma en que se asignaron los fondos y el personal ”. [6]

Dicho esto, esta colección de funcionarios, que incluía al director de la CIA y al subsecretario de Defensa, podría lograr mucho dentro de sus departamentos. Los Grupos Especiales reunieron a funcionarios clave que tenía autoridad formal, y los registros en este EBB muestran que entran en gran detalle en los planes y actividades de operaciones encubiertas. En la medida en que existiera un alto mando de la guerra secreta, esto era todo.

Estos arreglos siguieron siendo estándar durante el período de 1961 a 1974, a pesar de los repetidos cambios de nombre del Grupo Especial. El presidente sucesor Johnson revisó la estructura a mediados de 1964, creando el Comité 303, que lleva el nombre de una orden presidencial. En 1965 Johnson abolió el Grupo Especial (Contrainsurgencia), pero el Comité 303 continuó durante el primer año de la administración Nixon, cuando su designación cambió a Comité 40, nuevamente extraído del número de un memorando de decisión de seguridad nacional.

La labor del Grupo Especial y la naturaleza de las propuestas que se le presentaron cambiaron con el tiempo. Durante gran parte del período cubierto por esta publicación, las operaciones encubiertas fueron un gran negocio. Entre enero de 1961 y el otoño de 1962, el Grupo Especial aprobó 550 operaciones encubiertas. Las cifras dadas a los comités de investigación del Congreso en 1975 —163 proyectos de enero de 1961 a noviembre de 1963— excluyen evidentemente las aprobaciones básicas como misiones de reconocimiento, decisiones de seguimiento sobre proyectos existentes o propuestas encubiertas por debajo de un umbral particular. [7 ]

La actividad alcanzó su punto máximo en 1964 y se mantuvo fuerte durante el escándalo de 1967 sobre la financiación secreta de la CIA de la Asociación Nacional de Estudiantes. No todos los proyectos recibieron el sello de Grupo Especial. En los primeros cinco meses de 1964, el Grupo Especial aprobó 23 de 35 propuestas de proyectos [8]. El centro de gravedad de la acción encubierta también cambió con el tiempo. La administración Kennedy tuvo un marcado enfoque en América Latina, especialmente Cuba. Este enfoque continuó, pero las propuestas se extendieron a nivel regional.

Entre enero de 1967 y junio de 1968, el Comité 303 examinó 23 proyectos para África, 33 para América Latina, 15 para Europa, 14 para Asia y 2 para Oriente Medio. La razón de la escasez de propuestas para el Medio Oriente se dio como un entorno operativo deficiente a raíz de la guerra de los Seis Días. [9]

Un problema espinoso que persistió durante todo el período fue la revisión de la actividad operativa existente. El presidente Kennedy celebró al menos una reunión con este propósito en 1961. Aparte de una mención ocasional en el Grupo Especial, hay pocos indicios de revisiones específicas posteriores. Varios estudios internos o de consultores de la CIA durante la década de 1960 consideraron el universo de operaciones encubiertas o la aprobación de procedimientos para proyectos. En 1969, cuando Henry Kissinger presidió el Comité 303, intentó hacer cumplir un régimen según el cual las operaciones encubiertas que no habían sido objeto de revisión se cancelaban automáticamente. Pero Kissinger no se reunió con el organismo interinstitucional con la frecuencia suficiente para que eso fuera práctico. Cuando el Grupo Especial se había reunido semanalmente, el Comité 303 de Kissinger celebró sólo 18 reuniones hasta 1969, 19 en 1970 y 17 en 1971. Durante los tres años siguientes, el Comité 40 celebró no más de una sesión al año [10]. El estándar se convirtió en la aprobación del proyecto por teléfono, lo que hizo que las revisiones fueran prácticamente imposibles. El tratamiento de los proyectos de operaciones encubiertas también varió. Por ejemplo, los Comités 303, luego 40, consideraron y autorizaron varias etapas del Explorador de Glomar proyecto, y nuevas medidas para la guerra secreta en Laos, pero el alto mando se mantendría en la oscuridad sobre el "Track II" del plan de Nixon para derrocar a Salvador Allende de Chile.

Los futuros libros informativos electrónicos abordarán varias operaciones encubiertas específicas de esta era, ilustrando aún más la amplitud y profundidad de la colección de documentos del Conjunto III de la CIA.


Archivos sobre espionaje ilegal muestran esqueletos de la CIA de la guerra fría

WASHINGTON - Documentos secretos publicados el martes brindan nuevos detalles sobre cómo la Agencia Central de Inteligencia espió ilegalmente a estadounidenses hace décadas, incluido el intento de molestar a una habitación de hotel de Las Vegas en busca de evidencia de infidelidad y rastrear a un experto en cerraduras para un conspirador de Watergate.

Conocidas dentro de la agencia como las & quot; joyas de la familia & quot ;, las 702 páginas de documentos publicados el martes catalogan operaciones de escuchas telefónicas domésticas, planes de asesinato fallidos, experimentos de control mental y espionaje a periodistas de los primeros años de la CIA.

Los documentos brindan evidencia de paranoia e incompetencia ocasional cuando la agencia comenzó una serie de operaciones ilegales de espionaje en las décadas de 1960 y 1970, a menudo para buscar vínculos entre los gobiernos comunistas y las protestas internas que sacudieron a la nación en ese período.

Sin embargo, los documentos largamente esperados dejan mucho de lado. Grandes secciones están censuradas, lo que demuestra que la CIA aún no se atreve a exponer todos los esqueletos en su armario. Y muchas actividades sobre operaciones en el extranjero reveladas hace años por periodistas, investigadores del Congreso y una comisión presidencial, que llevaron a reformas de las agencias de inteligencia de la nación, no se detallan en los documentos.

En una nota a los empleados de la agencia, el general Michael Hayden, director de la CIA, dijo que la publicación de documentos del martes formaba parte del & # x27s & quot; contrato social & quot con el público estadounidense & quot; para darles a quienes servimos una ventana a las complejidades de la inteligencia. & quot

Hayden estableció un contraste entre las actividades ilegales del pasado y las prácticas actuales de la CIA, que insiste en que son legales.

Sin embargo, la agencia de 60 años ha sido criticada por críticos que objetan las prisiones secretas y las duras prácticas de interrogatorio que ha adoptado desde los ataques del 11 de septiembre.

Algunos expertos en inteligencia sugirieron el martes que la publicación de los documentos tenía la intención de distraer la atención de las controversias actuales.

Y tanto ellos como los historiadores expresaron su decepción por el hecho de que los documentos estuvieran tan fuertemente censurados. (La agencia dijo que tenía que proteger su inteligencia, recursos y métodos ".)

Tom Blanton, del Archivo de Seguridad Nacional, el grupo de investigación que presentó la solicitud de Libertad de Información en 1992 que llevó a que los documentos se hicieran públicos, dijo que inicialmente no le impresionaron porque contenían poco sobre las operaciones en el extranjero de la agencia.

Pero Blanton dijo que lo sorprendente fue el alcance de los esfuerzos de espionaje interno de la C.I.A & # x27, lo que llamó la & quot CIA haciendo su imitación de la Stasi & quot - y la naturaleza & quot; confesional & quot; de muchos de los documentos.

"Leer estos memorandos es como sentarse en un confesionario y que una serie de ex altos funcionarios de la CIA digan & # x27Perdóname, padre, porque he pecado & # x27", dijo Blanton.

Las líneas generales de las actividades ilegales de la CIA & # x27 se conocen desde hace algún tiempo. Aún así, el público nunca ha visto la mayoría de los documentos, memorandos e informes contemporáneos de una agencia que guarda celosamente sus archivos y casi nunca permite que personas externas examinen sus registros internos.

Más que nada, los periódicos brindan una oscura historia del clima tanto en la CIA como en Washington durante la guerra fría y la era de Vietnam, cuando los temores sobre la amenaza soviética crearon una cultura sin límites en la agencia de espionaje.

Algunos de los documentos brindan información sobre el funcionamiento mundano de una burocracia: correspondencia tediosa sobre el reembolso de los artículos de papelería, referencias a los beneficios del seguro para E. Howard Hunt, el conspirador de Watergate, y un documento en el que se señala `` el alto grado de resentimiento '' entre los oficiales de la CIA que tenían que hacerlo. dejarse el pelo largo para hacerse pasar por radicales hippies para infiltrarse en el movimiento por la paz en casa y en el extranjero.

Y parte del lenguaje de los periódicos refleja la jerga depurada de la burocracia: "acción tipo gángster" se refiere a un complot de asesinato contra Fidel Castro, por ejemplo.

La investigación interna de la CIA sobre las operaciones encubiertas durante las primeras tres décadas de la agencia, la investigación que produjo los documentos de las "joyas de la familia", fue iniciada en 1973 por James R. Schlesinger, entonces director de inteligencia central.

Schlesinger se horrorizó al enterarse de que los agentes habían llevado a cabo robos domésticos en nombre de la Casa Blanca de Nixon y ordenaron una investigación de las operaciones pasadas "fuera de los estatutos de la CIA".

Debido a que los documentos se recopilaron mientras la investigación de Watergate ganaba fuerza, la preocupación de la agencia sobre el grado en que podría estar relacionada con los crímenes de la administración Nixon es palpable en todo momento.

Los memorandos internos detallan los contactos de la CIA con Hunt y James McCord Jr., un operativo retirado que fue uno de los ladrones de Watergate. Uno tiene el título & quot; La caza solicita un selector de cerraduras & quot y revela que en la primavera de 1972, un funcionario de la CIA ayudó a Hunt, la mente maestra del robo de Watergate, a rastrear a alguien y cumplir con la cuota para abrir cerraduras. & Quot; No está claro exactamente qué cerradura estaba tratando de abrir Hunt.

Los historiadores generalmente han llegado a la conclusión de que, lejos de ser una agencia deshonesta, la CIA estaba siguiendo órdenes de la Casa Blanca o de altos funcionarios. En 1967, por ejemplo, el presidente Lyndon Johnson se convenció de que el movimiento pacifista estadounidense estaba controlado y financiado por gobiernos comunistas, y ordenó a la CIA que presentara pruebas.

Su director de inteligencia central, Richard Helms, le recordó que la CIA tenía prohibido espiar a los estadounidenses.

En sus memorias póstumas, Helms dijo que Johnson le dijo: "Soy muy consciente de eso". Lo que quiero para usted es continuar con este asunto y hacer lo que sea necesario para localizar a los comunistas extranjeros que están detrás de esta intolerable interferencia en nuestros asuntos internos.

Aunque fue una violación del estatuto de la CIA & # x27s, Helms obedeció las órdenes del presidente & # x27s.

La CIA llevó a cabo una operación de vigilancia doméstica con el nombre en código Chaos que se prolongó durante casi siete años bajo los presidentes Johnson y Nixon. Helms creó un Grupo de Operaciones Especiales para realizar el espionaje. Un escuadrón de oficiales de la CIA se dejó crecer el pelo, aprendió la jerga de la Nueva Izquierda y se fue a infiltrar en grupos pacifistas en Estados Unidos y Europa.

La agencia compiló un índice informático de 300.000 nombres de personas y organizaciones estadounidenses y archivos extensos sobre 7.200 ciudadanos. Comenzó a trabajar en secreto con departamentos de policía de todo Estados Unidos.

Los documentos publicados el martes proporcionaron detalles.Uno dijo que la agencia "reclutó, probó y envió" como agentes extranjeros al extranjero "estadounidenses con credenciales extremistas existentes". También utilizó "activos nuevos y antiguos de la Agencia", en otras palabras, personas y fuentes de información que habían trabajado contra China, la Unión Soviética, el norte de África. Vietnam, Cuba y Corea del Norte.

Se trataba de personas y empresas que tenían "conexiones y / o conocimiento" del movimiento estadounidense contra la guerra. Eran tan lejanos como París, Estocolmo, Ciudad de México, Ottawa y Hong Kong.

Un documento, titulado & quot; Apoyo extranjero para actividades planeadas para perturbar o acosar a la Convención Nacional Republicana & quot; en 1972, enumera al cantante de los Beatles John Lennon, & quot; súbdito británico de cuota & quot; como alguien que había dado dinero a un grupo de protesta.

Una joya poco común entre los documentos para los aficionados a la CIA son un par de informes detallados firmados por James J. Angleton, el legendario jefe de la agencia y el personal de contrainteligencia # x27 de 1954 a 1974. Describen un programa estadounidense para crear y explotar fuerzas policiales extranjeras, servicios de seguridad interna y escuadrones antiterroristas en el extranjero.

Los documentos explican que la CIA y otras agencias estadounidenses capacitaron y equiparon a extranjeros para servir a sus países y, en secreto, a Estados Unidos. Una vez que los estadounidenses hubieran establecido un servicio exterior, podría ayudar a llevar a cabo la política exterior estadounidense al reprimir a los comunistas y a los izquierdistas, y reunir información de inteligencia en nombre de la CIA.

Evidentemente, los documentos se incluyeron en las "joyas de la familia" porque una parte del programa en abril de 1973 incluía el entrenamiento de los extranjeros por el escuadrón de bombas de la policía del condado de Dade en Florida.

Angleton, quien fue despedido de la CIA al año siguiente, luego de revelar que había supervisado la apertura del correo de primera clase en los Estados Unidos desde principios de la década de 1950, era el hombre de la CIA & # x27 a cargo del programa de capacitación en el extranjero.

El programa, según documentos gubernamentales recientemente desclasificados, capacitó a cientos de miles de militares y policías extranjeros en 25 países a principios de la década de 1960.

Puso a la CIA en un "terreno peligroso", dijo Robert Amory Jr., director de análisis de inteligencia de la CIA bajo los presidentes Dwight D. Eisenhower y John F. Kennedy, en una entrevista de historia oral para la biblioteca presidencial de Kennedy. "Puedes meterte en tácticas al estilo de la Gestapo".

Algunas anécdotas revelan cuán lejos de la ley se desviaron algunos agentes de la CIA. Un técnico fue arrestado en 1960 después de intentar pinchar una habitación de hotel en Las Vegas. La operación había sido solicitada por Sam Giancana, el mafioso de Chicago, que entonces estaba ayudando a la CIA en un complot para asesinar a Castro.

A Giancana le preocupaba que su novia, la cantante Phyllis McGuire, tuviera una aventura con el comediante Dan Rowan, y se ordenó vigilancia para "determinar el alcance de su intimidad" con ella.

En un episodio que tiene ecos de una controversia actual, el programa de vigilancia nacional de la Agencia de Seguridad Nacional, un memorando de mayo de 1973 detalla una operación de escuchas telefónicas de la CIA que monitoreaba llamadas entre Estados Unidos y América Latina para aprender sobre el tráfico de drogas.

La vigilancia, realizada por una unidad de la CIA llamada División D, terminó después de que el abogado general de la agencia emitiera una opinión de que violaba los estatutos de la agencia y que debía ser llevada a cabo por las agencias policiales apropiadas.

Algunas de las actividades detalladas, aunque legales, habrían sido vergonzosas si hubieran surgido en ese momento. Un documento reveló que John McCone, director de inteligencia central durante la presidencia de Kennedy, autorizó un avión de la Fuerza Aérea para llevar al magnate griego Aristóteles Onassis y a la soprano María Callas de Roma a Atenas, un favor que provocó consultas en los medios.

Los documentos se recopilaron a principios de la década de 1970, pero permanecieron clasificados debido a la preocupación de los directores de la CIA de que la exposición pública de una letanía de actos ilegales por parte de sus agentes haría un daño indeleble a la reputación de la agencia, posiblemente incluso a poner fin a la propia agencia.

"El efecto de choque de una exposición de las & # x27 joyas de la familia & # x27, & # x27 urgí, podría, en el clima de 1973, infligir heridas mortales a la CIA y privar a la nación de todo el bien que la agencia podría hacer en el futuro". escribió William Colby, ex director de inteligencia central, en sus memorias.


Archivos sobre espionaje ilegal Show C.I.A. Esqueletos de la Guerra Fría

WASHINGTON, 26 de junio - Documentos secretos de larga data publicados el martes brindan nuevos detalles sobre cómo la Agencia Central de Inteligencia espió ilegalmente a estadounidenses hace décadas, incluido el intento de molestar a una habitación de hotel de Las Vegas en busca de evidencia de infidelidad y rastrear a un experto en cerraduras para un Conspirador de Watergate.

Conocidas dentro de la agencia como las "joyas de la familia", las 702 páginas de documentos publicados el martes catalogan operaciones de escuchas telefónicas domésticas, planes de asesinato fallidos, experimentos de control mental y espionaje a periodistas de los primeros años de la C.I.A.

Los documentos brindan evidencia de paranoia e incompetencia ocasional cuando la agencia comenzó una serie de operaciones ilegales de espionaje en las décadas de 1960 y 1970, a menudo para buscar vínculos entre los gobiernos comunistas y las protestas internas que sacudieron a la nación en ese período.

Sin embargo, los documentos largamente esperados dejan mucho de lado. Grandes secciones están censuradas, lo que demuestra que la C.I.A. todavía no se atreve a exponer todos los esqueletos en su armario. Y muchas actividades sobre operaciones en el extranjero reveladas hace años por periodistas, investigadores del Congreso y una comisión presidencial, que llevaron a reformas de las agencias de inteligencia de la nación, no se detallan en los documentos.

En una nota a los empleados de la agencia, el general Michael V. Hayden, la C.I.A. director, dijo que la divulgación de documentos del martes era parte del "contrato social" de la agencia con el público estadounidense, "para dar a aquellos a quienes servimos una ventana a las complejidades de la inteligencia".

El general Hayden trazó un contraste entre las actividades ilegales del pasado y la actual C.I.A. prácticas, que él insiste son legales.

Sin embargo, la agencia de 60 años ha sido criticada por críticos que objetan las prisiones secretas y las duras prácticas de interrogatorio que ha adoptado desde los ataques del 11 de septiembre.

Algunos expertos en inteligencia sugirieron el martes que la publicación de los documentos tenía la intención de distraer la atención de las controversias actuales.

Y tanto ellos como los historiadores expresaron su decepción por el hecho de que los documentos estuvieran tan fuertemente censurados. (La agencia dijo que tenía que proteger sus "fuentes y métodos" de inteligencia).

Tom Blanton del Archivo de Seguridad Nacional, el grupo de investigación que presentó la solicitud de Libertad de Información en 1992 que llevó a que los documentos se hicieran públicos, dijo que al principio no le impresionaron mucho porque contenían poco sobre las operaciones en el extranjero de la agencia.

Pero Blanton dijo que lo sorprendente fue el alcance de los esfuerzos de espionaje interno de la C.I.A, lo que llamó la "C.I.A. haciendo su imitación de la Stasi ”- y la naturaleza“ confesional ”de muchos de los documentos.

“Leer estos memorandos es como sentarse en un confesionario y tener una serie de antiguos miembros de la C.I.A. los funcionarios dicen 'Perdóname, padre, porque he pecado' ”, dijo Blanton.

Las líneas generales de las actividades ilegales de la C.I.A. se conocen desde hace algún tiempo. Aún así, el público nunca ha visto la mayoría de los documentos, memorandos e informes contemporáneos de una agencia que guarda celosamente sus archivos y casi nunca permite que personas externas examinen sus registros internos.

Más que nada, los periódicos proporcionan una oscura historia del clima tanto en el C.I.A. y en Washington durante la guerra fría y la era de Vietnam, cuando los temores sobre la amenaza soviética crearon una cultura sin límites en la agencia de espionaje.

Algunos de los documentos brindan información sobre el funcionamiento mundano de una burocracia: correspondencia tediosa sobre el reembolso del material de oficina, referencias a los beneficios del seguro para E. Howard Hunt, el conspirador de Watergate, y un documento que señala "el alto grado de resentimiento" entre C.I.A. oficiales que tenían que dejarse crecer el pelo para hacerse pasar por radicales hippies para infiltrarse en el movimiento por la paz en casa y en el extranjero.

Y parte del lenguaje de los periódicos refleja la jerga depurada de la burocracia: “acción tipo gángster” se refiere a un complot de asesinato contra Fidel Castro, por ejemplo.

El C.I.A. interno La investigación de las operaciones encubiertas durante las primeras tres décadas de la agencia, la investigación que produjo los documentos de las "joyas de la familia", fue iniciada en 1973 por James R. Schlesinger, entonces director de inteligencia central.

El señor Schlesinger quedó consternado al enterarse de que agentes habían llevado a cabo allanamientos domésticos en nombre de la Casa Blanca de Nixon, y ordenó una investigación de operaciones pasadas "fuera de los estatutos de la C.I.A."

Debido a que los documentos se recopilaron cuando la investigación de Watergate estaba cobrando fuerza, la preocupación de la agencia sobre el grado en que podría estar vinculada a los crímenes de la administración Nixon es palpable en todo momento.

Detalle de memorandos internos C.I.A. contactos con el Sr. Hunt y James W. McCord Jr., un operativo retirado que fue uno de los ladrones de Watergate. Uno tiene el título "Hunt Solicita un Lockpicker" y revela que en la primavera de 1972, un C.I.A. El funcionario ayudó al Sr. Hunt, el cerebro del robo de Watergate, a rastrear a alguien "hábil abriendo cerraduras". No está claro exactamente qué cerradura estaba tratando de abrir el Sr. Hunt.

Los historiadores generalmente han llegado a la conclusión de que, lejos de ser una agencia deshonesta, la C.I.A. estaba siguiendo órdenes de la Casa Blanca o de altos funcionarios. En 1967, por ejemplo, el presidente Lyndon B. Johnson se convenció de que el movimiento pacifista estadounidense estaba controlado y financiado por gobiernos comunistas, y ordenó la C.I.A. para producir evidencia.

Su director de inteligencia central, Richard Helms, le recordó que la C.I.A. se le prohibió espiar a los estadounidenses.

En sus memorias póstumas, Helms dijo que Johnson le dijo: “Soy bastante consciente de eso. Lo que quiero para usted es continuar con este asunto y hacer lo que sea necesario para localizar a los comunistas extranjeros que están detrás de esta intolerable interferencia en nuestros asuntos internos ".

Aunque fue una violación de los estatutos de la C.I.A., el Sr. Helms obedeció las órdenes del presidente.

El C.I.A. emprendió una operación de vigilancia doméstica con el nombre en código Chaos que se prolongó durante casi siete años bajo los presidentes Johnson y Nixon. El Sr. Helms creó un Grupo de Operaciones Especiales para realizar el espionaje. Un escuadrón de C.I.A. Los oficiales se dejaron el pelo largo, aprendieron la jerga de la Nueva Izquierda y se fueron a infiltrar en grupos pacifistas en Estados Unidos y Europa.

La agencia compiló un índice informático de 300.000 nombres de personas y organizaciones estadounidenses y archivos extensos sobre 7.200 ciudadanos. Comenzó a trabajar en secreto con departamentos de policía de todo Estados Unidos.

Los documentos publicados el martes proporcionaron detalles. Uno dijo que la agencia "reclutó, probó y envió" como agentes extranjeros en el extranjero a "estadounidenses con credenciales extremistas existentes". También utilizó "activos nuevos y antiguos de la Agencia", es decir, personas y fuentes de información, que habían trabajado contra China, la Unión Soviética, Vietnam del Norte, Cuba y Corea del Norte.

Se trataba de personas y empresas que tenían "conexiones con y / o conocimiento" del movimiento estadounidense contra la guerra. Eran tan lejanos como París, Estocolmo, Ciudad de México, Ottawa y Hong Kong.

Un documento, titulado "Apoyo extranjero para actividades planeadas para perturbar o acosar la Convención Nacional Republicana" en 1972, enumera al cantante de los Beatles John Lennon, "un súbdito británico", como alguien que había dado dinero a un grupo de protesta.

Una rara joya entre los documentos de C.I.A. buffs es un par de informes detallados firmados por James J. Angleton, el legendario jefe del personal de contrainteligencia de la agencia de 1954 a 1974. Describen un programa estadounidense para crear y explotar fuerzas policiales extranjeras, servicios de seguridad interna y escuadrones antiterroristas en el extranjero.

Los documentos explican que la C.I.A. y otras agencias estadounidenses capacitaron y equiparon a extranjeros para que sirvieran a sus países y, en secreto, a los Estados Unidos. Una vez que los estadounidenses hubieran establecido un servicio exterior, podría ayudar a llevar a cabo la política exterior estadounidense al reprimir a los comunistas y a los izquierdistas, y reunir información de inteligencia en nombre de la C.I.A.

Evidentemente, los documentos se incluyeron en las "joyas de la familia" porque una parte del programa en abril de 1973 incluía el entrenamiento de los extranjeros por el escuadrón de bombas de la policía del condado de Dade en Florida.

Angleton, quien fue despedido de la C.I.A. al año siguiente, después de que se revelara que había supervisado la apertura del correo de primera clase en los Estados Unidos desde principios de la década de 1950, estaba el hombre de la C.I.A. a cargo del programa de capacitación en el extranjero.

El programa, según documentos gubernamentales recientemente desclasificados, capacitó a cientos de miles de militares y policías extranjeros en 25 países a principios de la década de 1960.

Puso el C.I.A. en "terreno peligroso", dijo Robert Amory Jr., director de análisis de inteligencia de la C.I.A. bajo los presidentes Dwight D. Eisenhower y John F. Kennedy, en una entrevista de historia oral para la biblioteca presidencial de Kennedy. "Puedes meterte en tácticas al estilo de la Gestapo".

Algunas anécdotas revelan cuán lejos de la ley algunos C.I.A. agentes extraviados. Un técnico fue arrestado en 1960 después de intentar pinchar una habitación de hotel en Las Vegas. La operación había sido solicitada por Sam Giancana, el mafioso de Chicago, que entonces estaba ayudando a la C.I.A. en un complot para asesinar al Sr. Castro.

Al Sr. Giancana le preocupaba que su novia, la cantante Phyllis McGuire, tuviera una aventura con el comediante Dan Rowan, y se ordenó vigilancia para "determinar el alcance de su intimidad" con ella.

En un episodio que tiene ecos de una controversia actual, el programa de vigilancia doméstica de la Agencia de Seguridad Nacional, un memorando de mayo de 1973 detalla una C.I.A. Operación de escuchas telefónicas que monitoreaba llamadas entre Estados Unidos y América Latina para conocer el narcotráfico.

La vigilancia, realizada por un C.I.A. unidad llamada División D, se terminó después de que el abogado general de la agencia emitiera una opinión de que violaba los estatutos de la agencia y "debería ser llevada a cabo por las agencias de aplicación de la ley correspondientes".

Algunas de las actividades detalladas, aunque legales, habrían sido vergonzosas si hubieran surgido en ese momento. Un documento reveló que John McCone, director de inteligencia central durante la presidencia de Kennedy, autorizó un avión de la Fuerza Aérea para llevar al magnate griego Aristóteles Onassis y a la soprano María Callas de Roma a Atenas, un favor que provocó consultas en los medios.


Estados Unidos no hizo nada después de que Corea del Norte derribara un avión espía de la Marina en 1969. Trump promete que eso no volverá a suceder.

El 15 de abril de 1969, un avión de reconocimiento de la Marina de los EE. UU. Despegó de una base aérea en Japón en una misión de rutina para espiar una amenaza cada vez más beligerante: Corea del Norte.

El comandante del vuelo estaba nervioso. En enero del año anterior, Corea del Norte capturó el barco espía USS Pueblo, sosteniendo Más de 80 tripulantes como rehenes en un campo de prisioneros. Los informes de inteligencia previos al vuelo indicaron que los norcoreanos estaban Todavía agitado por el espionaje.

El avión había estado volando sobre el mar de Japón durante unas cinco horas cuando dos norte Los MiG coreanos se abalanzaron, disparando un misil que mató a los 31 miembros de la tripulación.

Casi 50 años después, el incidente, y la decisión del presidente Richard M. Nixon de no tomar represalias, se ha olvidado en su mayoría. Pero el martes, durante un importante discurso en Corea del Sur, el presidente Trump mencionó el ataque. Cualquier tipo de provocación, dijo Trump, se enfrentaría con la fuerza.

"Hemos aprendido juntos", dijo, "el alto costo de la debilidad".

Y emitió una advertencia: “No nos subestimes. No nos pruebes. "

En los últimos meses, con Corea del Norte preparándose para la guerra, realizando frecuentespruebas de misiles, amenazando con derribar aviones estadounidenses, intercambiando insultos con el presidente Trump: historiadores y Los analistas de seguridad nacional han estado reexaminando el ataque de 1969, particularmente documentos desclasificados que revelan la lucha de Nixon para tomar represalias en medio de La guerra de Vietnam.

Salvo la destrucción total de Corea del Norte, el equipo de seguridad nacional de Nixon no podía prometer que ni siquiera Los ataques aéreos selectivos no agravarían el conflicto, lo que provocaría muertes incalculables en Corea del Sur y un conflicto más amplio. En la región, quizás dibujando en China y Rusia.

"Creo que es un problema que todavía está presente hoy", dijo Robert A. Wampler, un estudiante de último año miembro del National Security Archive, un grupo de expertos de la Universidad George Washington que presionó con éxito para la publicación de documentos relacionado con el incidente. "¿Qué puede hacer para asegurarse de que no suceda nada más?"


Mockingbird Press realiza una operación contra el pueblo estadounidense y contra un presidente debidamente electo

“En 1977, Carl Bernstein publicó una exposición de un programa de la CIA conocido como Operación Mockingbird, un programa encubierto que involucra, según Bernstein, 'más de 400 periodistas estadounidenses que en los últimos 25 años han llevado a cabo en secreto asignaciones para la Agencia Central de Inteligencia' ”Informó The Nation.

En su artículo de 1977 “Rolling Stone Magazine” sobre la Operación Mockingbird, Carl Bernstein escribió que “tal vez hay una docena de columnistas y comentaristas de radiodifusión conocidos cuyas relaciones con la CIA van mucho más allá de las que normalmente se mantienen entre los reporteros y sus fuentes. La Agencia se refiere a ellos como "activos conocidos" y se puede contar con ellos para realizar una variedad de tareas encubiertas ".

El objetivo de la Operación Mockingbird era vender la narrativa que la CIA quería que otros creyeran, independientemente de la verdad del asunto. Lo que nos devuelve al correo electrónico de Sidney Blumenthal.

Blumenthal destacó a Woodward como un "activo del FBI".

Bernstein y Woodward, como dos conocidos periodistas que encajan en el perfil de Mockingbird, continúan diciendo mentiras sobre el presidente Donald Trump y su comportamiento "fuera de control", "enloquecido" y "desquiciado". Esto plantea la pregunta: ¿Woodward y Bernstein están trabajando para Deep State?

Si bien Sidney Blumenthal destacó a Woodward como un "activo conocido del FBI", uno tiene que preguntarse, ¿son Woodward y Bernstein "activos conocidos" de la CIA?

La CIA no tiene autoridad legal para reclutar y / o desplegar ciudadanos estadounidenses a nivel nacional frente a ciudadanos estadounidenses.

“La CIA recopila información solo sobre países extranjeros y sus ciudadanos. A diferencia del FBI, está prohibido recopilar información sobre "EE. UU. Personas "según el FBI.

La CIA está legalmente restringida para operar a nivel nacional. Su mandato está en el exterior. Una excepción es cuando los terroristas internacionales cruzan a suelo estadounidense, por ejemplo, la CIA trabajará con el Departamento de Seguridad Nacional y el FBI para compartir información sobre esos terroristas.

Sería ilegal que la CIA hubiera desplegado a Woodward y Bernstein como "activos reclutados" frente a ciudadanos estadounidenses, incluido el presidente.

Si bien Sidney Blumenthal destacó a Woodward como un "activo conocido del FBI", uno tiene que preguntarse, ¿son Woodward y Bernstein "activos conocidos" de la CIA?

"The New York Times" informó el 21 de septiembre de 2018 que "el fiscal general adjunto, Rod J. Rosenstein, sugirió el año pasado que grabara en secreto al presidente Trump en la Casa Blanca para exponer el caos que consumía a la administración, y habló sobre la contratación del gabinete miembros para invocar la Enmienda 25 para destituir al Sr. Trump de su cargo por no ser apto ".

Momentos después de la Convención Constitucional de 1787, una mujer entre la multitud fuera del Independence Hall preguntó: "Bueno, doctor, ¿qué tenemos, una república o una monarquía?" La famosa respuesta de Benjamin Franklin fue "una república, si puedes quedártela".

No se puede permitir que Woodward y Bernstein, ambos impostores, continúen propagando su falsa narrativa. La verdad importa. La camarilla del Estado Profundo está trabajando febrilmente para construir división y caos.

El caos político en Estados Unidos contra el presidente Trump es otra bota en el cuello de la libertad. La “Resistencia” de izquierda comunista arrastra a la nación y nuestra Constitución hacia la destrucción.

En un intento final por completar su transformación de la república en una América soviética, la izquierda y sus "activos" de los principales medios de comunicación han corrompido la verdad, manteniendo al pueblo estadounidense en la oscuridad, donde permanecerán durante siglos si "La Resistencia" triunfar.


LEER LOS DOCUMENTOS

Algunos documentos de esta lista fueron obtenidos por investigadores privados que los solicitaron a agencias federales y bibliotecas presidenciales de conformidad con la Ley de Libertad de Información, Revisiones de Desclasificación Obligatoria y apelaciones al Panel de Apelaciones de Clasificación de Seguridad Interagencial. Otros provienen de una demanda de Grant Smith, director del Instituto de Investigación: Política de Oriente Medio, contra la CIA para publicar sus documentos NUMEC e informes operativos. Algunos documentos fueron revisados, redactados y publicados más de una vez. En cada caso, esta publicación proporciona la versión menos redactada (más desclasificada) del documento ahora disponible.

Documento 1 “Notas resumidas de la reunión con representantes de la Corporación de Equipos de Materiales Nucleares”, F. T. Hobbs, Secretario interino, Comisión de Energía Atómica, 10 de agosto de 1965, etiquetado como CONFIDENCIAL y USO OFICIAL ÚNICAMENTE antes de su redacción y publicación.

Fuente: Archivos del DOE de EE. UU., 326 Comisión de Energía Atómica de EE. UU., Colección de la Secretaría, Recuadro 1381, Reuniones y conferencias.

En esta reunión, los comisionados de AEC Seaborg, Ramey y Tape y los miembros del personal de AEC buscaron explicaciones de Zalman Shapiro y otros de NUMEC sobre las diferencias de inventario en uranio altamente enriquecido (HEU) que la Oficina de Oak Ridge de AEC había detectado en la planta de uranio de Apolo anteriormente que año. En la reunión, Shapiro "admitió que algunos desechos se generaron por el trabajo con combustibles de la Marina [y] ... señaló que en años anteriores NUMEC había pagado a AEC hasta $ 1 millón por pérdidas materiales". En noviembre de 1965, debido a los hallazgos de Oak Ridge, AEC envió sus propios expertos en contabilidad de materiales a Apollo. El equipo de inspección de AEC supervisó otro inventario de toda la planta respaldado por estudios de laboratorio independientes para tratar de dar cuenta del uranio perdido.

Documento 2 "Notas resumidas de la sesión informativa [de los comisionados de AEC] sobre salvaguardias y responsabilidad material nacional", W. B. McCool, Secretario, AEC, 14 de febrero de 1966, clasificación ilegible oculta por el DOE antes de su publicación.

Fuente: Archivos del DOE de EE. UU., 326 Comisión de Energía Atómica de EE. UU., Colección de la Secretaría, O & ampM-6, Briefings Vol. 7.

Estas actas registran una sesión informativa proporcionada por el personal superior de AEC, dirigido por el Subgerente General Howard Brown, para los comisionados de AEC sobre el resultado de la investigación del personal sobre NUMEC. Los empleados les dijeron a los comisionados cómo las pérdidas en un contrato reciente de NUMEC con Westinghouse, el llamado contrato Astronuclear, se compararon con la pérdida acumulada de ocho años de HEU de Apollo. Las actas reflejan que “si se asumiera la colusión entre un remitente y un gobierno extranjero, sería teóricamente posible enviar material al exterior en exceso de las cantidades indicadas en los registros de la empresa. Debido a que se basó en una presunción de honestidad y responsabilidad financiera, el sistema de responsabilidad de materiales de AEC podría no revelar un intento deliberado y sistemático de desviar materiales de esta manera. La posición básica de la Comisión [con el Comité Conjunto de Energía Atómica] debería ser que AEC no tenía evidencia o sospecha de que se hubiera producido una desviación, ni la Comisión podía decir inequívocamente que el material no había sido desviado ".

Documento 3 Carta del presidente de AEC, Glenn Seaborg al presidente de la JCAE, Chet Holifield, 14 de febrero de 1966, sin clasificar.

Fuente: Archivos del DOE de EE. UU., 326 Comisión de Energía Atómica de EE. UU., Colección de la Secretaría, Recuadro 1359, Materiales-9.

El presidente Seaborg escribió al presidente Holifield para responder a las preguntas planteadas anteriormente por el Comité Conjunto. Se preguntó si se justificaba una investigación de NUMEC por parte de la división de inspección de AEC o por el FBI. Seaborg respondió: “En ausencia de evidencia o sospecha de violación de la ley, hemos determinado que ahora no se justifica una investigación por parte del FBI. Nuestra División de Inspección está revisando actualmente el informe de la encuesta y no se ha tomado una determinación en cuanto a la necesidad de realizar más investigaciones por parte de esa División ".

Documento 4 Carta de R. L. Hollingsworth (Gerente General de AEC) a John T. Conway (Director Ejecutivo de JCAE), 14 de febrero de 1966, etiquetado CONFIDENCIAL antes de su publicación por ERDA.

Fuente: Archivos del DOE, con la etiqueta NNNNC-12.

Hollingsworth respondió a las preguntas planteadas por el Comité Conjunto. Su carta incluía el cálculo de AEC del valor de los 61 kilogramos de HEU que faltaban en el contrato Astronuclear (6 por ciento de las HEU en el contrato), es decir, $ 736,600. Dijo que la auditoría de AEC de noviembre de 1965 concluyó que 178 kilogramos de U-235 en forma de HEU no se contabilizaron desde el inicio de las operaciones en la planta Apollo. Hollingsworth explicó que 93,8 kilogramos del total de 178 kilogramos no podían atribuirse a ningún mecanismo de pérdida conocido. Normalmente, una pérdida inexplicable de este tipo se examinaría para detectar la posibilidad de robo. En cambio, AEC dijo que no encontró evidencia de robo. Sin embargo, no hay indicios de que la Comisión o el FBI buscaran dicha evidencia en el momento en que se descubrió que faltaba el material [10].

Documento 5 "Informe de la encuesta: Control sobre uranio enriquecido, Materiales nucleares y amp Equipment Corp., Apollo, Pensilvania, División de gestión de materiales nucleares, Encuesta de gestión de materiales nucleares número DNMM-53", SCT McDowell, Subdirector de control, División de AEC de Nuclear Materials Management, 6 de abril de 1966, etiquetado como USO OFICIAL ÚNICAMENTE antes de su lanzamiento.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 586.

En abril de 1966, el Dr. Samuel McDowell de AEC escribió este informe de 23 páginas, con 40 páginas de anexos, que describe la investigación de AEC de fines de 1965 y principios de 1966 y el inventario independiente de la planta de procesamiento de uranio en Apollo y las interacciones posteriores con NUMEC. El informe describe la diferencia de inventario acumulada de HEU desde el inicio de las operaciones en 178 kilogramos, de los cuales 93,8 kilogramos no pudieron explicarse.

Documento 6 Informe de investigación del FBI, Oficina del FBI de Pittsburgh, nombre del autor redactado, 21 de junio de 1966, etiquetado CONFIDENCIAL antes de su redacción y divulgación.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 23.

Este informe resumió una entrevista de Zalman Shapiro por la Oficina de Pittsburgh del FBI el 15 de junio de 1966. La AEC pidió al FBI que determinara si Shapiro debería haberse registrado como agente de un gobierno extranjero de conformidad con la Ley de Registro de Agentes Extranjeros. Shapiro describió cómo NUMEC y la Comisión de Energía Atómica de Israel formaron una empresa conjunta llamada ISORAD. Describió las reuniones con el embajador de Estados Unidos en Israel y con Joseph Eyal, agregado científico de la embajada israelí, en relación con la formación de ISORAD. Aunque la entrevista ocurrió después de que la AEC se diera cuenta de que a NUMEC le faltaban 93,8 kilogramos de HEU, el FBI no interrogó a Shapiro sobre el material que faltaba.

Documento 7 "Revisión de los controles de rendición de cuentas de la Corporación de Materiales, Materiales y Equipos Nucleares Especiales", Informe al Comité Conjunto de Energía Atómica del Contralor General de los Estados Unidos, 20 de junio de 1967, sin clasificar, Archivos Nacionales, Universidad de Arizona, Biblioteca de Colecciones Especiales, Papeles de Morris Udall, Call No. MS 325, Box 364, Carpeta 7.

Este informe de 78 páginas de la Oficina de Contabilidad General revisó las diversas auditorías que se habían realizado en las operaciones de NUMEC en Apollo y concluyó: “Durante el período de nuestra revisión, encontramos que se habían revelado pérdidas adicionales y los registros de NUMEC mostraban que las pérdidas acumuladas de El U-235 hasta el 31 de diciembre de 1966 totalizaba alrededor de 260 kilogramos o alrededor del 1,2% de los ingresos ”.

Documento 8 Carta del director de la CIA, Richard Helms al Honorable Ramsey Clark, Fiscal General, 2 de abril de 1968.

Fuente: Apelación ISCAP No. 2013-062, Documento No. 1, 18 de marzo de 2014.

El 2 de abril de 1968, DCI Helms escribió al Fiscal General Clark para pedirle al FBI que reabriera su investigación sobre Shapiro. En la nota de portada de la carta, Helms dijo: "Dado que el tema de esta carta es tan delicado por razones obvias, le agradecería que me lo devolviera cuando haya tomado cualquier medida que considere apropiada". En la carta desclasificada, inmediatamente después de una redacción de doce líneas, Helms le pidió a Clark que "iniciara una investigación de inteligencia discreta de toda la naturaleza del Dr. Shapiro para establecer la naturaleza y el alcance de su relación con el Gobierno de Israel".

Documento 9 memorando del FBI de C. D. DeLoach al Sr. Tolson, “Dr. Zalman Mordecai Shapiro, Posible Ley de Energía Atómica Violación ”, 6 de mayo de 1968, etiquetado CONFIDENCIAL antes de la redacción y publicación.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 38, publicado en forma menos redactada el 28 de septiembre de 2009 según FOIPA No. 1091168-000.

El subdirector del FBI, Deke DeLoach, escribió al director asociado del FBI, Clyde Tolson, en relación con la nueva investigación de Shapiro solicitada por la CIA. DeLoach expresó sus dudas sobre la investigación. El director del FBI, Hoover, dio su aprobación a la nueva investigación. "Está bien, pero dudo que sea aconsejable entrar en esto (redactado)".

Documento 10 Memorando de SAC, WFO, al Director, FBI, Asunto: Ley de Energía Atómica [Redactada], 11 de septiembre de 1968, etiquetada como SECRETO antes de su redacción y publicación.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 131.

En este memorando, el Agente Especial a Cargo (SAC) de la Oficina de Campo en Washington (WFO) del FBI le dijo al Director del FBI Hoover que, según la Oficina de Seguridad de la Sede de la AEC, la Oficina de Seguridad de Nueva York de la AEC había informado el 6 de septiembre de 1968 que NUMEC había solicitado una visita de cuatro israelíes a su oficina en Apollo, Pensilvania, el 10 de septiembre. Los cuatro fueron identificados como:

  • Avraham Hermoni, Consejero científico, Embajada de Israel, Washington, DC
  • Ephraim Beigon [Biegun], Departamento de Electrónica, Israel
  • Abraham Bendor, Departamento de Electrónica, Israel
  • Raphael Eitan, Ministerio de Defensa, Israel.

Aunque el FBI redactó gran parte de este memorando antes de su publicación, se sabe más de otras fuentes sobre estos cuatro israelíes. En el momento de la visita, Hermoni (1926-2006) era un químico que se desempeñaba como Consejero Científico y Jefe de Estación LAKAM (jefe de espías) en la embajada de Israel en Washington, cargo que ocupó desde finales de 1968 hasta 1972. [11] El FBI y la CIA sabían de las actividades de Hermoni en los Estados Unidos, incluido el establecimiento de una red para recopilar inteligencia técnica. Desde 1959 hasta finales de 1968, Hermoni se desempeñó como director técnico (vicepresidente) en RAFAEL, la autoridad de desarrollo de armas de Israel. Biegun (1932-2007) dirigía el departamento técnico del servicio secreto de Israel (Shin Bet) en el momento de la visita a NUMEC. Bendor (1928-2014), quien más tarde cambió su nombre a Shalom, trabajó para Shin Bet durante 35 años y dirigió esa agencia de 1981 a 1986. En 1968, cuando visitó NUMEC, fue subdirector de la unidad de operaciones encubiertas que servía a Shin Bet, Mossad y Aman y estaba en una asignación especial a LAKAM. Raphael (Rafi) Eitan (n. 1926) fue subjefe de operaciones del Mossad (1963 a 1972). En 1968 fue director de la unidad de operaciones encubiertas que servía a Shin Bet, Mossad y Aman y estaba en una asignación especial a LAKAM. Había sido el principal organizador de la captura de Adolph Eichmann por Israel en Argentina en 1960. También organizó el equipo Mossad / LAKAM en el asunto Plumbat que desvió 200 toneladas de óxido de uranio natural (torta amarilla) de Europa a Israel en 1968, poco después de su visita a NUMEC. Más tarde, Eitan se desempeñó como asesor de seguridad de los primeros ministros israelíes, miembro de la Knesset de Israel y jefe de LAKAM. Mientras se desempeñaba como jefe de LAKAM, se descubrió en 1985 que dirigía al espía de la Marina de los EE. UU. Para Israel, Jonathan Pollard.Eitan también estuvo involucrado en las actividades de espionaje nuclear en los Estados Unidos del productor de Hollywood y ciudadano israelí Arnon Milchan. El memorando concluyó con la nota de que la Oficina de Seguridad de AEC "se pondría en contacto con la Oficina para conocer los antecedentes completos de los visitantes". [12]

Documento 11 Carta de Harry R. Walsh, Director de la División de Seguridad en la Oficina de Operaciones de AEC en Nueva York, a Bruce D. Rice, Gerente de la División de Seguridad de NUMEC, 20 de septiembre de 1968, sin clasificar.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 134.

Diez días después de la visita a NUMEC de los cuatro oficiales de inteligencia israelíes, Walsh confirmó “la aprobación telefónica proporcionada por [redactado] de mi personal, con respecto a la visita no clasificada de cuatro (4) ciudadanos israelíes a sus instalaciones el 10 de septiembre de 1968. Estos visitantes se identifican en las dos cartas que me envió, fechadas el 12 de septiembre de 1968 ". El FBI proporcionó solo una de las dos cartas del 12 de septiembre de conformidad con la FOIA.

Documento 12 Carta de NUMEC a Harry R. Walsh, Director de la División de Seguridad y Administración de Propiedades de AEC, Oficina de Operaciones de Nueva York, de Bruce D. Rice, Gerente de Seguridad de NUMEC, 27 de septiembre de 1968, sin clasificar.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 149.

Esta carta respondió a una llamada telefónica de Walsh solicitando más información sobre quién se reunió con los cuatro visitantes israelíes y qué discutieron. Walsh respondió que Hermoni, Biegun, Bendor y Eitan se reunieron con Shapiro y cuatro miembros del departamento de conversión de energía de NUMEC para discutir la posibilidad de desarrollar generadores termoeléctricos alimentados con plutonio. Walsh dijo que NUMEC estaba desarrollando una propuesta para este trabajo utilizando solo información no clasificada y que los israelíes también estaban buscando propuestas de otras organizaciones nucleares en los Estados Unidos. El FBI no ha publicado documentos que describan reuniones de este tipo con otras organizaciones nucleares.

Documento 13 Memorando de SAC Pittsburgh al Director del FBI, adjuntando un informe de 17 páginas, “Dr. Zalman Mordecai Shapiro, ”20 de enero de 1969, etiquetado como SECRETO y CONFIDENCIAL antes de su redacción y divulgación.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 268, publicado en forma menos redactada el 28 de septiembre de 2009 según FOIPA No. 1091168-000.

En este memorando e informe, la oficina del FBI en Pittsburgh le dijo al director Hoover que Zalman Shapiro había escrito al presidente de AEC, Seaborg, para hacerle preguntas sobre los criterios de licencia para los generadores de plutonio del tipo que supuestamente se discutió con los representantes de LAKAM en septiembre de 1968. La respuesta de 20 a “Dear Zal” describió las condiciones que AEC impondría a tales exportaciones. El FBI también se enteró de que mientras Shapiro estaba en Washington, D.C., el 30 de septiembre de 1968, habló con Hermoni y Biegun y, "aunque había problemas, ambos estaban ansiosos por seguir adelante", presumiblemente con generadores de plutonio-238.

El informe señaló que Shapiro partió hacia Israel el 28 de noviembre de 1968. A su regreso, una escucha telefónica reveló que Shapiro habló sobre oportunidades comerciales mientras estaba en Israel, la más prometedora de las cuales fue la creación de un laboratorio de investigación inspirado en el Laboratorio del Noroeste del Pacífico de Battelle (PNL ) en el estado de Washington. Shapiro también habló sobre otra empresa comercial relacionada con una instalación química que Allied Chemical Company está construyendo en Israel. La División de Servicios Nucleares de Allied Chemical construyó una planta en Metropolis, Illinois, para convertir la torta amarilla en hexafluoruro de uranio, la materia prima para fabricar combustible natural para reactores de dióxido de uranio en la planta Apollo de NUMEC. "Parece que si el sujeto [Shapiro] puede recaudar un millón de dólares más o menos en los próximos años, no dudaría en mudarse a Israel y establecer algún negocio en ese país".

El informe terminó con el hecho de que en noviembre una fuente confidencial le proporcionó a su contacto con el FBI un documento de cuatro páginas que describe el empaque de los irradiadores de alimentos fabricados por NUMEC. La fuente advirtió que "habría sido una simple cuestión de colocar grandes cantidades de [HEU] en estas unidades de irradiación de alimentos y enviarlas a Israel sin hacer preguntas".

Documento 14 FBI Airtel, Pittsburgh SAC al Director del FBI, “Dr. Zalman Mordecai Shapiro: IS — Israel, Ley de energía atómica, ”24 de enero de 1969, etiquetado como SECRETO antes de la redacción y publicación.

Fuente: Archivo del FBI No. 117-2564, documento 270, publicado en forma menos redactada el 28 de septiembre de 2009 según FOIPA No. 1091168-000.

La oficina del FBI en Pittsburgh escribió al director del FBI, Hoover, sobre entrevistar a Zalman Shapiro. El SAC describió las conexiones de Shapiro con oficiales de inteligencia israelíes y otros. El SAC continuó diciendo: “Con respecto a la cuestión del sujeto que desvió el U-235 a Israel, eso no se ha resuelto. Las relativamente pocas personas entrevistadas en este asunto, incluidos los ex empleados, revelaron sus sospechas sobre las actividades del sujeto, pero no aportaron información concreta de valor al respecto ". El SAC tomó nota de la red de inteligencia técnica israelí dirigida por Avraham Hermoni en los EE. UU. Y opinó que probablemente había otras. Señaló que Shapiro y otros involucrados en el caso NUMEC son muy activos y muy respetados en varias organizaciones judías, "que ejercen cierta influencia en este país". También señaló que Shapiro, "no ha expresado ninguna lealtad a los Estados Unidos, pero ha declarado que lucharía por Israel y se cree que está contemplando seriamente migrar a Israel en los próximos años ... Una entrevista alertaría a los asociados del sujeto sobre el interés de esta Oficina en sus actividades y podría hacer que sean más clandestinos en sus acciones ”.

Documento 15 Carta de John Edgar Hoover (Director del FBI) ​​a William T. Riley (Director de la División de Seguridad de AEC), “Ley de Energía Atómica [Redactada]”, 18 de febrero de 1969, etiquetada CONFIDENCIAL y SECRETA antes de su redacción y publicación.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documentos 304 y 305, el primero publicado en forma menos redactada el 28 de septiembre de 2009 según FOIPA No. 1091168-000.

Hoover transmitió un informe resumido al director de seguridad de AEC por carta, indicando: "Este informe resume los resultados de nuestra investigación sobre Shapiro. Nuestra investigación ha concluido sustancialmente .... Se le solicita que avise lo antes posible sobre las medidas que tomará el AEC con respecto a las autorizaciones de seguridad actuales de Shapiro y los contratos clasificados de la Corporación de Materiales y Equipos Nucleares ". El informe de 56 páginas relata la educación y el empleo de Shapiro hasta 1968. Incluía resúmenes de entrevistas del FBI con empleados de NUMEC, varios de los cuales dijeron que no podían explicar el uranio perdido. El informe contenía los nombres, experiencia y afiliaciones de diez hombres que se reunieron el 3 de noviembre de 1968, con Avraham Hermoni en la casa de Shapiro. Todos menos tres de los nombres permanecieron redactados en la respuesta del FBI a la solicitud de la FOIA de 2009. El informe revisó otra información importante de las escuchas telefónicas en el teléfono de la casa de Shapiro, incluida la oportunidad potencial de Shapiro para hacerse cargo Proyecto de construcción estancado de Allied Chemical Company en Israel. Las escuchas telefónicas también revelaron el interés de Shapiro en hablar con Moshe Dayan para discutir los tubos intensificadores de imagen, utilizados en dispositivos de visión nocturna cuya tecnología estaba en un estado de cambio en ese momento. Las escuchas telefónicas capturaron el 8 de noviembre de Shapiro, 1968, declaración "de que es más valioso para Israel si continúa residiendo en los Estados Unidos, donde el problema de Israel los problemas se pueden resolver más fácilmente ".

Documento 16 AEC Carta de William T. Riley, Director, División de Seguridad, al Honorable J. Edgar Hoover, Director, FBI, 28 de agosto de 1969, etiquetado CONFIDENCIAL y SECRETO antes de su redacción y divulgación.

Fuentes: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 446, publicado en una forma menos redactada por el FBI el 28 de septiembre de 2009 según FOIPA No. 1091168-000. Una forma aún menos redactada del resumen de la entrevista fue proporcionada por una respuesta de la FOIA del 15 de diciembre de 1989 de la CIA al Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (Referencia de la CIA No. F87-1446). Contenía una carta del 28 de agosto de 1969 del Subgerente General de AEC Howard Brown al DCI Richard Helms, transmitiendo el resumen de la entrevista de Shapiro.

Las dos cartas de transmisión se proporcionan aquí, junto con la copia de la CIA del resumen de la entrevista. La AEC llevó a cabo la “Entrevista informal” de Zalman Shapiro el 14 de agosto de 1969. El resumen de nueve páginas tenía un anexo de dos páginas que describía una entrevista de seguimiento telefónica el 26 de agosto. La entrevista de seguimiento fue “en referencia específica a la información que había proporcionado ... sobre las circunstancias de su reunión en el aeropuerto de Pittsburgh el 20 de junio de 1969 con Jeruham Kafkafi ”. Los resúmenes proporcionan una explicación de Shapiro de su interacción con Avraham Hermoni, consejero científico de la embajada de Israel, y "varios miembros del personal técnico y científico de los Estados Unidos" en la reunión del 3 de noviembre de 1968 organizada por "un científico de la Universidad de Cornell". . "Shapiro dijo que" el tono general de la reunión se refería a las formas y medios en que el grupo podría ayudar a Israel a resolver algunos de sus problemas técnicos ". Shapiro dijo que conoció a Jeruham Kafkafi, un subordinado de Hermoni, "aproximadamente media docena de veces". Los entrevistadores informaron que Shapiro estuvo "tranquilo durante toda la entrevista, excepto cuando se le presionó para conocer los detalles de su reunión con Kafkafi el 20 de junio en el aeropuerto de Pittsburgh".

Documento 17 Carta de J. Edgar Hoover, Director del FBI, al Honorable Richard Helms, Director de la CIA, 3 de septiembre de 1969, etiquetada como SECRETO antes de su redacción y divulgación.

Fuente: Apelación ISCAP No. 2013-062, Documento No. 2, 18 de marzo de 2014.

Hoover escribió a Helms para resumir los esfuerzos de la Oficina para investigar las actividades de Shapiro. Hoover dijo: “Hemos desarrollado información que apunta claramente a las pronunciadas simpatías israelíes de Shapiro [una línea y media redactada]. Se cree que es muy poco probable que una investigación más a fondo desarrolle hechos más sólidos en relación con la asociación del sujeto [media línea redactada]. La base del riesgo de seguridad que representa el sujeto radica en su acceso continuo a información y material sensible y se cree que la única forma efectiva de contrarrestar este riesgo sería impedir que Shapiro tenga dicho acceso, específicamente rescindiendo sus contratos clasificados y levantando sus autorizaciones de seguridad. Sin embargo, después de una cuidadosa consideración, incluida una entrevista con Shapiro, AEC ha informado que no planea ninguna otra acción en este momento. En estas circunstancias, vamos a interrumpir nuestra investigación activa del tema ".

Documento 18 "Posible desvío de materiales nucleares de grado de armas a Israel por parte de funcionarios de la Corporación de Materiales y Equipos Nucleares (NUMEC)". Memorando de la CIA para el registro, autor no identificado pero probablemente John Hadden, exjefe de estación de la CIA en Tel Aviv, 9 de marzo de 1972, clasificado SECRETO / SENSIBLE antes de su redacción y publicación.

Fuente: Respuesta de la CIA FOIA, No. de referencia F-2010-01210 | 1: 15-cv-00224, 31 de agosto de 2015.

Carl Duckett le dijo al DCI George H. W. Bush el 11 de marzo de 1976, que este memorando de 1972 "fue escrito por [redactado] quien originó la acción de la CIA en este caso [John Hadden] y quien está disponible para responder cualquier otra pregunta que pueda tener". En 1976, Hadden se había retirado de la CIA y vivía en Maine. Tenía fuertes convicciones sobre el asunto NUMEC como lo demuestran los documentos que se describen a continuación, incluidas las presentaciones posteriores que hizo al DOE y a los comités del Congreso. Este memorando comenzó con un resumen de cómo el Congreso y la AEC permitieron que el material nuclear especial primero fuera arrendado y luego propiedad de empresas del sector privado. Luego resumió la formación y financiación de NUMEC, incluido el papel de David Lowenthal. El memorando resumió la diferencia de inventario que AEC descubrió en NUMEC en 1965. Luego enumeró "[once] hechos desarrollados hasta la fecha pertinentes a tal posible desviación". El autor del documento opinó que NUMEC podría haber sido concebido como un método alternativo para producir la bomba atómica de Israel desde sus inicios o podría haberse convertido en una necesidad más tarde, "cuando se descubrió la existencia del reactor en Dimona". El memorando concluía: "Sobre la base de lo anterior, debe asumirse, a los efectos de la seguridad nacional de los Estados Unidos, que el desvío de materiales nucleares especiales a Israel por parte del Dr. Shapiro y sus asociados es una posibilidad clara". En su undécimo hecho, el memorando señalaba que en 1971 Shapiro asumió un puesto no autorizado en Westinghouse en su programa de reactores reproductores.

Documento 19 "Corporación de Materiales y Equipos Nucleares (NUMEC)", Memorando para el Director de Inteligencia Central, de Carl E. Duckett, Subdirector de Ciencia y Tecnología, 11 de marzo de 1976, clasificó SECRETO SENSIBLE antes de redacción y. Liberación

Fuente: Respuesta de la CIA FOIA, Referencia No. F-2010-01210 | 1: 15-cv-00224, 31 de agosto de 2015.

Carl Duckett, tal vez sintiendo que sus días en la Agencia eran limitados, escribió este memorando al DCI George H. W. Bush para resumir el caso NUMEC. Adjuntó un Memorando para el Registro fechado el 9 de marzo de 1972, titulado "Posible desvío de materiales nucleares de grado de armas a Israel por parte de funcionarios de la Corporación de Materiales y Equipos Nucleares (NUMEC)". (Ver arriba). Duckett recordó que el ex DCI Helms llamó la atención de los presidentes Johnson y Nixon, el fiscal general Clark, los secretarios de estado Rusk y Rogers, el Comité Conjunto de Energía Atómica y Henry Kissinger, entre otros. otros. Duckett pasó a proporcionarle a Bush una cronología de los esfuerzos de la CIA "para persuadir al FBI de que lleve a cabo una investigación de Shapiro y NUMEC y que lleve un registro de sus actividades al respecto". La lista comenzó con la carta del 2 de abril de 1968 de Helms a Clark descrita anteriormente. Había seis entradas en la lista que mostraban que Helms y Hoover no estaban de acuerdo con el curso de la investigación del FBI. El último artículo que la CIA había recibido del FBI en ese momento (1976) fue un informe de que Zalman Shapiro solicitó que se le pusiera al día sobre un proyecto delicado dos semanas después de unirse a Kawecki Berylco en julio de 1971 antes de ir a trabajar para Westinghouse más tarde. año.

Documento 20 “Posible violación de los estatutos penales”, memorando del Fiscal General Edward H. Levi al presidente Gerald Ford, 22 de abril de 1976, adjunto etiquetado como SECRETO antes de la redacción y publicación

Fuente: Biblioteca Gerald R. Ford.

Documento 21 “Dr. Zalman Mordecai Shapiro, Atomic Energy Act ”, memorando del Director del FBI al Fiscal General, 22 de abril de 1976, etiquetado como SECRETO antes de su redacción y divulgación.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 520, publicado en forma menos redactada el 28 de septiembre de 2009 según FOIPA No. 1091168-000.

El memorando de Levi a Ford tenía un anexo de cuatro páginas con la misma fecha. Las dos últimas páginas del archivo adjunto fueron redactadas casi por completo cuando las publicó la biblioteca de Ford. Sin embargo, el director del FBI, Clarence Kelley, proporcionó ese mismo archivo adjunto a Levi mediante un memorando separado el mismo día. El memorando y el anexo de Kelley se proporcionan aquí porque contienen menos redacciones que la versión adjunta al memorando de Levi a Ford. En su memorando, Levi le dijo a Ford: “El FBI no realizó una investigación. [entonces] el Departamento de Justicia no puede afirmar que no hay evidencia que respalde un cargo criminal. Los hechos disponibles con respecto a este asunto indican que pueden estar involucradas las siguientes leyes penales… ”. Levi luego enumeró diez posibles violaciones de la Ley de Energía Atómica y los estatutos penales. Dos de ellos sugieren la preocupación del Departamento de Justicia de que el uranio enriquecido fuera retirado ilegalmente de la instalación de NUMEC. Los últimos tres delitos enumerados fueron cómplices después del hecho, comisión de un delito grave (ocultar conocimiento, generalmente por parte de un funcionario del gobierno, de un delito grave cometido por otra persona) y conspiración. Cuando se leen en contexto, estos posibles delitos parecen referirse a alguien del gobierno federal.

La carta de Levi del 22 de abril a Ford adjuntaba el resumen de cuatro páginas de Kelley de las dos investigaciones anteriores del FBI sobre Shapiro y NUMEC. Dijo que entre la primera y la segunda investigación, la Oficina se enteró del uranio perdido en NUMEC y decidió no intervenir "en las circunstancias presentadas por AEC". La información sobre el advenimiento de la segunda investigación del FBI en 1968 fue completamente eliminada del resumen de Kelley. La inversión sustancial en NUMEC por parte de la compañía de David Lowenthal se menciona al final del resumen, al igual que Shapiro está "activo en la recaudación de fondos y campañas de bonos y ... un gran contribuyente en nombre de Israel en los Estados Unidos".

Documento 22 "El caso NUMEC y el documento de la ERDA", Memorando para el Director Adjunto de Inteligencia Central [Enno Knoche] de Theodore G. Shackley, Subdirector Adjunto de Operaciones de la CIA, 14 de abril de 1977, con una hoja de ruta adjunta del Asesor Jurídico de la CIA Anthony A. Lapham, 15 de abril de 1977, etiquetada como SECRETO / SENSIBLE antes de la redacción y publicación.

Fuente: CIA FOIA Release, Referencia No. F-2010-01210 | 1: 15-cv-00224, 31 de agosto de 2015.

Shackley aconsejó a Knoche que no asistiera a una reunión sobre NUMEC que estaba programada para el día siguiente con el personal del Consejo de Seguridad Nacional porque "existe una buena posibilidad de que las fuentes y los métodos, así como las evaluaciones de inteligencia contradictorias, puedan convertirse en un problema ... La reunión de la ERDA con el Dr. Brzezinski puede estar preocupado por una cuestión de aplicación de la ley nacional en la que la CIA no tiene autoridad ni responsabilidad ". Shackley recomendó que la CIA informara al personal del NSC en privado en una fecha posterior. Continuó resumiendo las pruebas de la CIA sobre el asunto, todas las cuales fueron redactadas por la CIA cuando se publicó el documento. Shackley adjuntó a su memorando un "documento de puntos de conversación y una cronología [línea redactada] para uso del DDCI en caso de que se seleccione esta opción [informar al NSC por separado]". El documento de los puntos de conversación y la cronología tenían seis páginas y en su mayoría fueron redactados cuando la CIA los publicó. Una declaración no redactada decía: "Proporcionar toda nuestra información a ERDA liberaría información que se ha considerado extremadamente sensible hasta ahora". Contrariamente al consejo de Shackley, Knoche fue a la reunión.

El 15 de abril, Anthony A. Lapham, Consejero General de la CIA, en una hoja de ruta a Shackley, cuestionó “la decisión de no discutir nuestra información de inteligencia con el FBI o ERDA.Según tengo entendido, las investigaciones de NUMEC están relacionadas con la posibilidad de que se haya desviado material nuclear, y aparentemente al menos ERDA ha concluido que no hay evidencia de desviación. Sin embargo, esa conclusión es difícil de cuadrar con nuestra información de inteligencia, y si bien uno puede discutir sobre el valor probatorio de esa información desde un punto de vista investigativo o legal, dudo que estemos en posición de decir que no tiene valor… ”.

Documento 23 "Informe del FBI sobre información relacionada con el desvío nuclear de NUMEC", Memorando para el Director Adjunto de Inteligencia Central de Theodore G. Shackley, Subdirector Adjunto de Operaciones, 11 de mayo de 1977, etiquetado como SECRETO SENSIBLE antes de su redacción y divulgación.

Fuente: CIA FOIA Reference No. F-2010-01210 | 1: 15-cv-00224, 31 de agosto de 2015.

El 9 de mayo de 1977, dos agentes del FBI visitaron a Shackley en su oficina de Langley. Uno supervisó la División de Investigación Criminal del FBI a cargo de la investigación en curso de NUMEC. Shackley les informó con un artículo de debate basado en "una revisión reciente de nuestros archivos". No les dio una copia del periódico. Los agentes dijeron que no habían encontrado pruebas contundentes de una desviación y que el material que proporcionó Shackley no era nuevo para ellos. El documento de debate se adjuntó al memorando que describe la reunión. La CIA redactó alrededor de dos tercios del documento hablado antes de su publicación, pero lo dejó en el párrafo en el que Shackley dijo que la CIA no había proporcionado todos los detalles de su conocimiento de NUMEC al FBI.

Documento 24 Memorando del FBI, Oficina de campo de Washington, “Zalman Mordecai Shapiro, Ley de Energía Atómica: Obstrucción de la justicia ”[redactado], 21 de julio de 1977, etiquetados como SECRETO y CONFIDENCIAL antes de la redacción y publicación.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 624, publicado en forma menos redactada el 28 de septiembre de 2009 según FOIPA No. 1091168-000.

El 27 de junio de 1977, dos agentes especiales del FBI entrevistaron a Zalman Shapiro en Pittsburgh. Pasaron la primera hora de la entrevista discutiendo una “Renuncia de derechos” que los agentes le pidieron que firmara. Shapiro dijo que, según su conocimiento, “nunca hubo ninguna desviación de uranio enriquecido de la instalación de NUMEC y calificó las posibilidades de que cualquier individuo o grupo de individuos desvíe con éxito dicho material como minúsculo. Negó enfáticamente que estuviera de alguna manera relacionado o responsable de cualquier desvío ". Shapiro también dijo: "En ningún momento [él] se dio cuenta de que estaba en contacto con oficiales u organizaciones de inteligencia extranjeras". Los agentes especiales no cuestionaron su afirmación, aparentemente sin conocer los antecedentes o incluso los nombres de Hillel Aldag, Avraham Bendor, Ephraim Biegun, Binyamin Blumberg, Rafi Eitan, Joseph Eyal, Avraham Eylonie, Avraham Hermoni y Jeruham Kafkafi, todos los contactos anteriores. de Shapiro y todos los funcionarios israelíes con credenciales de inteligencia.[13]

Documento 25 “Israel y MUF”, Memorando del Consejo de Seguridad Nacional de John Marcum a Jessica Tuchman, 28 de julio de 1977, etiquetado como TOP SECRET SENSITIVE antes de su redacción y publicación.

Fuente: Apelación ISCAP No. 2012-167, documento # 3, 18 de marzo de 2014.

Marcum, miembro del personal de NSC, le dijo a Tuchman, miembro del personal de NSC, que Ted Shackley había llamado a una línea segura y "respondió a nuestras preguntas de ayer [sobre NUMEC]". La siguiente página y media del memorando que documenta lo que Shackley le dijo a Marcum fue redactado por ISCAP cuando se publicó el documento. En la última media página de la carta, Marcum continuó diciendo: “En este punto, a pesar del certificado de salud limpio del FBI, no creo que el presidente [Carter] tenga una negación plausible. El caso de la CIA es persuasivo, aunque no concluyente ".

Documento 26, sesión informativa de la CIA para funcionarios de la ERDA el 29 de julio de 1977, según consta en el memorando interno del DOE del 27 de abril de 1979, del Inspector General Adjunto al Subsecretario del DOE con anexos titulados "Audiencia del Congreso relacionada con NUMEC del 8 de agosto de 1977", etiquetado como SECRETO antes de la redacción y publicación.

Fuentes: Carta de presentación publicada por DOE FOIA File No. 2007-000554 y anexos disponibles en University of Arizona, Special Collections Library, Papers of Morris Udall, MS 325, Box 365 Folder 1.

Este documento del 27 de abril de 1979 contiene resúmenes de entrevistas realizadas por la oficina del Inspector General del DOE. Las entrevistas se referían a una sesión informativa que Theodore Shackley brindó el 29 de julio de 1977 al administrador interino de ERDA, Robert Fri, quien estaba acompañado por los generales Edward Giller y Alfred Starbird. El inspector general estaba investigando si estos hombres le habían mentido al comité del congresista John Dingell cuando testificaron el 8 de agosto de 1977. Aunque el DOE, la agencia sucesora de ERDA, redactó gran parte de los recuerdos de Giller, Starbird y Fri de la sesión informativa, los comentarios de Giller sí mencionan algunas cosas no se aborda en resúmenes redactados de otras reuniones informativas que Shackley realizó en el verano de 1977. Por ejemplo, Giller "enfatizó su creencia de que, incluso con un análisis cuidadoso, la posibilidad de información pobre, proveniente de fuentes de HUMINT [inteligencia humana], aún permanece". Continuó diciendo, aparentemente en referencia a algo que Shackley había dicho sobre el descubrimiento de HEU en Israel, "el gobierno de Estados Unidos ha realizado envíos autorizados de SNM altamente enriquecido a Israel en el pasado, que estaban destinados al programa de reactores israelíes. " Dichos envíos involucraron el reactor de investigación Nahal Soreq, que utilizó 93% de combustible HEU, no el 97,7% de HEU encontrado por la CIA en el medio ambiente cerca de Dimona, a 100 kilómetros de Nahal Soreq.

Un artículo del 28 de enero de 1979 en el Estrella de Washington El periódico informó lo que Shackley dijo a los tres representantes de la ERDA el 29 de julio de 1977 [14]. El artículo es anterior al informe del DOE del 27 de abril de 1979, lo que sugiere que las fuentes del artículo eran internas del DOE. “Según fuentes gubernamentales, un general retirado de la Fuerza Aérea, Alfred Starbird, dijo recientemente a los investigadores que un funcionario de la CIA le dijo que la CIA había obtenido una muestra de uranio altamente enriquecido de Israel y que tenía la 'firma' química del material que había se originó en la planta de enriquecimiento de uranio de Estados Unidos en Portsmouth, Ohio. Si la información es cierta, esto equivaldría a una prueba científica de la primera desviación conocida del material nuclear más fuertemente custodiado de la nación por personas que actúan como agentes extranjeros ".

Documento 27 “Nuclear MUF”, memorando para el presidente de Zbigniew Brzezinski, 2 de agosto de 1977.

Fuente: Apelación ISCAP No. 2012-167, documento número 4, 18 de marzo de 2014.

El asesor de seguridad nacional Brzezinski escribió este memorando al presidente Carter diciendo que la ERDA, el FBI y la CIA le habían informado y resumiendo las "conclusiones esenciales" sobre NUMEC.

Brzezinski tomó al pie de la letra la afirmación de ERDA de que la AEC había investigado el asunto NUMEC. También hizo pasar los hallazgos del FBI como nada más que la confirmación de que Zalman Shapiro tenía contactos frecuentes con funcionarios israelíes, incluido un agregado científico "que se cree que es un oficial de inteligencia". Brzezinski le dijo a Carter que el FBI acababa de concluir su última investigación y "no pudo descubrir ninguna evidencia de robo, aunque las entrevistas incluyeron a muchos empleados actuales y anteriores de NUMEC". De hecho, la investigación del FBI continuó durante dos años más, y las entrevistas de ex empleados de NUMEC revelaron circunstancias sospechosas con respecto a los envíos de NUMEC a Israel a mediados de la década de 1960. Brzezinski opinó: “Si bien podría haber ocurrido una desviación, no hay evidencia, a pesar de una búsqueda intensiva de algunas, que demuestre que se produjo. Por cada pieza de evidencia que implica una conclusión, hay otra pieza que argumenta lo contrario. Uno se queda prácticamente con hacer un juicio personal, basado en el instinto, sobre si la desviación ocurrió o no ”.

Brzezinski continuó diciendo: "Hasta donde sabemos, sin embargo, (y hemos hecho serios esfuerzos para descubrirlo) no hay nada que indique la participación de la CIA en el presunto robo". Hubo rumores en el Congreso de una posible participación de funcionarios del gobierno en el acto en sí o en su encubrimiento, como lo demuestran las preguntas formuladas durante las sesiones informativas de Shackley con varios congresistas en 1977. Al final del memorando, Brzezinski escribió: “Nos enfrentamos a un trineo duro en el las próximas semanas (particularmente en vista del viaje de Cy [el secretario de Estado Cyrus Vance] al Medio Oriente) tratando de mantener la atención enfocada en los argumentos técnicos de ERDA y, si es necesario, en las investigaciones del FBI, y lejos de la información de la CIA ".

Documento 28 "El caso NUMEC - Discusión con miembros del personal del Comité de Energía de la Cámara de Representantes y el Sr. Carl Duckett, Empleado jubilado de la CIA ", Memorando para el registro de la CIA, Theodore G. Shackley, 3 de agosto de 1977, etiquetado como SECRETO SENSIBLE antes de su redacción y publicación.

Fuente: CIA FOIA Reference No. F-2010-01210 | 1: 15-cv-00224.

El 2 de agosto de 1977, Theodore Shackley, Carl Duckett (para entonces retirado de la CIA) y un representante de la Oficina de Asesoría Legislativa de la CIA informaron al personal del Subcomité de Energía y Poder del Comité de Comercio Interestatal y Exterior de la Cámara, a solicitud de Congresista Dingell. Shackley señaló que él no era un científico ni un participante de primera mano en los eventos que se desarrollaron entre 1968 y 1977 en relación con el caso NUMEC. Simplemente proporcionó "supervisión a las personas que estaban realizando una investigación sobre la participación de la Agencia en el caso NUMEC".

La discusión se centró en los recuerdos de Duckett. Duckett dijo que "la CIA había estado preocupada por el tema de la proliferación de armas nucleares durante varios años (seis líneas redactadas). Como resultado, la CIA comenzó a buscar información que estaba disponible sobre la posible desviación de materiales de uranio de NUMEC". Leyendo entre líneas, parece probable que la Agencia reunió algo de inteligencia en Israel de que había uranio enriquecido en el programa de armas israelí que no podría haberse producido allí. Por lo tanto, la Agencia buscó otras fuentes y se centró en NUMEC.

Shackley confirmó que Helms escribió al fiscal general en 1968 solicitando una investigación debido a la posibilidad de que se hubiera producido una desviación de NUMEC. Duckett dijo a los empleados que "podía decir con certeza que la CIA, como institución, no había estado involucrada en ningún tipo de operación de desvío de materiales nucleares".

Shackley dijo que no sabía si se estaba llevando a cabo una investigación del FBI sobre el caso NUMEC. Por qué no lo sabría es un misterio. En respuesta a preguntas sobre quién tendría conocimiento de primera mano de las investigaciones pasadas del caso NUMEC, Duckett refirió a los miembros del personal del Congreso a George Murphy del personal del Comité Conjunto y a Richard Kennedy, quien entonces era un comisionado de la NRC y había sido miembro de la Personal del Consejo de Seguridad Nacional. Shackley enfatizó a lo largo de la sesión informativa que la CIA "no tenía ningún hecho que pudiera sostenerse en la corte que pudiera usarse para probar de manera concluyente que existía un vínculo entre la supuesta desviación de NUMEC (seis líneas redactadas)".

Documento 29 "Informe del senador John Glenn Democrat, Ohio, sobre el caso NUMEC, "Memorando para el registro de la CIA, Theodore G. Shackley, Subdirector Adjunto de Operaciones, 6 de agosto de 1977, etiquetado como SECRETO SENSIBLE antes de la redacción y publicación.

Documento 30 "Informe del congresista Mike McCormack, Demócrata, Washington, sobre el caso NUMEC, "Memorando para el registro de la CIA, Theodore G. Shackley, subdirector adjunto de operaciones, 6 de agosto de 1977, etiquetado como SECRETO SENSIBLE antes de su redacción y publicación.

Fuente: Ambos documentos provienen de CIA FOIA Reference No. F-2010-01210 | 1: 15-cv-00224.

Shackley brindó sesiones informativas para el Senador John Glenn (D-OH) y el Representante C. G. Mike McCormack (D-WA). Leonard Weiss, del personal del senador Glenn, asistió a la sesión informativa de Glenn. Los memorandos de portada no entraban en los detalles de las dos reuniones informativas de Shackley. Hubo largos intercambios de preguntas y respuestas con Glenn y menos intercambios con McCormack. Algunos de los intercambios fueron redactados por completo cuando la CIA publicó los memorandos. Sin embargo, está claro que Glenn y McCormack estaban interesados ​​en la participación de los presidentes que tenían conocimiento del caso, es decir, Johnson, Nixon, Ford y Carter. Shackley y su colega le dijeron a Glenn que no habían visto ningún documento "lo que llevaría a una conclusión llana de que había ocurrido una desviación ...". Glenn preguntó si había "malas conexiones entre el FBI y la CIA en NUMEC". Shackley enfatizó que las dos agencias adoptaron enfoques diferentes a la pregunta básica. "La CIA estaba tratando de obtener información que aclarara una estimación de inteligencia. Por otro lado, el FBI estaba buscando material que pudiera usarse en un caso criminal". En respuesta a otra pregunta, Shackley negó que hubiera ninguna. participación del gobierno en la desviación.

El resumen de Shackley de la sesión informativa de McCormack fue mucho más breve. McCormack preguntó lo que enfatizó que era una pregunta hipotética: "Si el presidente Johnson hubiera ordenado que ocurriera una desviación de materiales nucleares, ¿la CIA lo habría sabido?" Shackley respondió: "Esta es una pregunta que debería hacerse a quienes participaron directamente en los eventos de la época. En resumen, este sería el tipo de pregunta que el Sr. Helms o el Sr. Duckett podrían comentar mejor". Shackley dio una respuesta similar a otra pregunta de McCormack: "¿Supongamos que el director de la CIA, Helms, y el director del FBI, Hoover, se hubieran topado con información que sugería una posible desviación autorizada al más alto nivel del gobierno de los Estados Unidos? ¿Entonces qué?".

Documento 31 "Informe del Representante Morris K. Udall, Demócrata, Arizona, sobre el caso NUMEC, "Memorando para el registro de la CIA, Theodore G. Shackley, Subdirector Adjunto de Operaciones, 26 de agosto de 1977, etiquetado como SECRETO SENSIBLE antes de su redacción y divulgación.

Fuente: CIA FOIA Reference No. F-2010-01210 | 1: 15-cv-00224.

Shackley y otros dos miembros del personal de la CIA informaron al congresista Udall ya su miembro del comité, el Dr. Henry Myers. La sesión informativa aparentemente siguió el mismo esquema que las sesiones informativas del 5 de agosto del senador Glenn y el congresista McCormack. Hubo similitudes interesantes y algunas diferencias en las preguntas de Udall y Myers en comparación con reuniones informativas anteriores. Cuando se le preguntó si el FBI había entrevistado a Zalman Shapiro, Shackley dijo que "la Agencia no tiene conocimiento de ningún interrogatorio directo del Sr. Shapiro por parte del FBI". Cuando se le preguntó si el presidente Johnson, "quien era conocido por ser un amigo de Israel, podría haber alentado el flujo de materiales nucleares a los israelíes", Shackley respondió: "No hay información en los archivos de la CIA que están actualmente disponibles para nosotros que indiquen que el presidente Johnson alguna vez había emprendido alguna acción que hubiera resultado en un desvío de materiales nucleares hacia Israel ". La CIA redactó casi dos páginas de la respuesta a la pregunta de cómo se haría para desviar material de NUMEC a Israel. En otra respuesta, Shackley "enfatizó que la CIA nunca había obtenido ninguna inteligencia sólida (redactada en media línea) que vinculara claramente a NUMEC con la producción posterior de armas nucleares a base de uranio por parte de Israel". Quizás esa redacción se refiere al HEU que la CIA encontró en el entorno cerca de Dimona, que Shackley describió a los funcionarios de ERDA el 29 de julio.

Documento 32 “Enmiendas a la Ley de Libertad de Información”, Memorando interno de la CIA para George Cary OLC, de Herbert E. Hetu, Asistente de Asuntos Públicos, 16 de enero de 1978, etiquetado antes de la redacción y divulgación.

Fuente: Base de datos CIA CREST, 24 de marzo de 2005, CIA-RDP81M00980R0002002-0038-7

Este documento fue parte de un grupo de memorandos internos que reunieron el apoyo del personal de la CIA para la solicitud de la Agencia de alivio de la Ley de Libertad de Información. En ese momento se escribió que NUMEC era una preocupación prioritaria para dos comités de la Cámara de Representantes de EE. UU. Decía en parte: “Además de las preocupaciones planteadas por el Director en el memorando de referencia, creo que la imagen de la Agencia ha sufrido daños innecesarios y el público ha sido engañado debido al requisito de la FOIA de divulgar fragmentos de información. Tres buenos ejemplos son: MKULTRA… Glomar… [y] disparos israelíes contra el Liberty…. La operación del Túnel de Berlín, NUMEC y el asesinato de Kennedy son solo tres solicitudes y apelaciones de la FOIA que tienen el potencial de causar daños similares ”.

Documento 33 "Reunión con la NRC", Memorando para el registro de la CIA, 3 de febrero de 1978, probablemente escrito por ADDO Shackley, con anexos, etiquetado como SECRETO antes de su redacción y publicación.

Fuente: CIA FOIA Reference No. F-2010-01210 | 1: 15-cv-00224.

Shackley informó a los funcionarios de la NRC sobre el "papel y la posición de la CIA en relación con el caso NUMEC". La sesión informativa tuvo lugar en dos escenarios, por lo que nunca asistieron más de dos comisionados para evitar el requisito de una grabación de la reunión de conformidad con la Ley Government in Sunshine. A los asistentes de la NRC se les dio la oportunidad de leer un documento de conversación que resumía la información de la CIA. El Talking Paper de cuatro páginas fue redactado por completo cuando fue publicado por la CIA. El resumen de la reunión incluyó la declaración de la CIA, “Estuvimos de acuerdo con la evaluación [del comisionado de la NRC Kennedy], confirmamos que no había evidencia legal de desviación de NUMEC. (Una línea y media redactada) lo que provocó el interés de la CIA en el material nuclear que faltaba en NUMEC…. El Sr. Hendrie concluyó, como resultado de esta discusión, que el marco de tiempo de la MUF [diferencia de inventario], a mediados de los 60, era compatible con la distribución temporal expresada en el Talking Paper ”. En respuesta a una pregunta de la NRC sobre la evidencia de una desviación, la CIA dijo, "... no hay evidencia sólida, pero una serie de eventos y hechos llevaron a nuestra conclusión de inteligencia de que una desviación era una posibilidad probable".

Además del Talking Paper, la CIA también publicó un resumen de la sesión informativa de la NRC del 2 de febrero. Una entrada en el esquema decía: "Proceso de razonamiento deductivo para averiguar cómo se obtiene el uranio". Esta entrada fue seguida por los subtítulos: "Resultados del análisis deductivo, NUMEC, Shapiro, Centrifuge, (redactado)". El esquema resumía los "Temas clave" con los siguientes subtítulos: "Sin investigación de NUMEC por parte de la CIA, sin desvío por parte de la CIA y sin evidencia sólida".

Documento 34 “Investigación sobre el testimonio del Director Ejecutivo de Operaciones”, Informe resumido del Volumen I, Oficinas del Asesor Jurídico e Inspector y Auditor de la NRC, febrero de 1978, etiquetado como SECRETO antes de la redacción y publicación.

Documento 35 “Investigación sobre el testimonio del Director Ejecutivo de Operaciones”, Volumen III Entrevistas, Oficinas del Asesor Jurídico e Inspector y Auditor de la NRC, febrero de 1978, etiquetado como SECRETO antes de la redacción y publicación.

Fuente: APELACIÓN ISCAP NO. 2012-004, documentos 1 y 2, 18 de marzo de 2014.

Estos dos volúmenes del informe describen una serie de entrevistas realizadas por la Oficina del Consejo General (OGC) y la Oficina del Inspector y Auditor (OIA) de la NRC a personas relacionadas con el testimonio del director ejecutivo de operaciones de la NRC, el general Lee Gossick, ante el Udall y Comités Dingell de la Cámara de Representantes en el verano de 1977. El segundo volumen del informe contenía documentos a los que hicieron referencia los entrevistados y respuestas a preguntas del personal del Congreso. No se proporciona aquí. El tema que motivó la investigación fue si Gossick mintió al Congreso al decir que no había evidencia de una desviación de Apolo. En el centro de esta pregunta era lo que Carl Duckett, subdirector de ciencia y tecnología de la CIA, les había dicho a los representantes de la NRC en febrero de 1976 sobre las pruebas que la CIA había reunido sobre tal desvío. La gente de OGC / OIA entrevistó a Duckett y registró lo que dijo que le había dicho a la gente de NRC. Sus recuerdos se encuentran en las páginas 176 a 179 del Volumen III de este informe. ISCAP redactó parte del material en la sección del informe donde Duckett relató las pruebas de la CIA en torno al asunto NUMEC.

Documento 36 “Registro de la entrevista con Bill Knauf y Jim Anderson, Departamento de Energía, División de Inspección ”, Glenn T. Seaborg, 21 de junio de 1978.

Fuente: Documentos de Glenn T. Seaborg, Biblioteca del Congreso.

El Dr. Seaborg mantuvo registros diarios de sus actividades comerciales. Creó este memorando el mismo día que se reunió con los dos inspectores del DOE. Dijo que su propósito era "entrevistarme sobre la acusación de que Zalman Shapiro ... desvió grandes cantidades de uranio 235 altamente enriquecido a Israel en la década de 1960". Lo interrogaron sobre el grado de vigilancia por parte de la AEC de NUMEC y la disputa que los comisionados tenían con el fiscal general John Mitchell por negarle a Shapiro una autorización mejorada sin "otorgarle el debido proceso". Los inspectores ya se habían reunido con el ex comisionado de AEC James Ramey para discutir cómo encontró un trabajo en Westinghouse para Shapiro "haciendo que la cuestión de la mejora de la autorización sea discutible". Le preguntaron a Seaborg sobre sus discusiones con DCI Helms sobre NUMEC. Seaborg "les preguntó si alguna persona responsable cree que Shapiro realmente desvió material a Israel. Ellos respondieron que nadie con antecedentes científicos cree esto, pero que es difícil convencer a algunos miembros del congreso. Dijeron que algunos enriquecieron con uranio-235 que puede ser identificado como procedente de la planta de Portsmouth, Ohio, ha sido recogido en Israel, lo que, por supuesto, ha emocionado a algunos miembros del Congreso. Sin embargo, ese material enriquecido se ha vendido oficialmente a Israel y esto podría ser la fuente de la clandestinidad muestra." No está claro por el contexto si los inspectores o Seaborg pronunciaron la última oración en la cita anterior. Sin embargo, es cierto a partir de los registros de AEC / DOE [15] que Portsmouth era la única fuente de uranio enriquecido en un 97,7 por ciento, que ese uranio se destinaba por completo al combustible de reactores navales de EE. HEU autorizado en Israel fue para combustible para el reactor de investigación en Nahal Soreq, que estaba enriquecido en un 93 por ciento. [16]

Documento 37 "Notas de viajes a Washington", artículos de John L. Hadden, Reuniones informativas del inspector general del DOE y el personal de Dingell y comités de Udall, a partir de septiembre de 1978.

Fuente: Documentos personales de John Hadden, Jr.

Un sobre con las letras "Viaje a Washington" de la mano de John Hadden se incluyó en sus documentos personales después de su muerte. El sobre contenía una invitación del 1 de septiembre de 1978 del inspector general del DOE pidiéndole que fuera a la oficina del DOE en Germantown, Maryland. Quería que Hadden "se reuniera con representantes de mi oficina para discutir libremente y con todo detalle su conocimiento de los asuntos relacionados con ... la capacidad de energía nuclear de Israel ...". El sobre también incluía una carta del DCI Stansfield Turner del 1 de septiembre de 1978 que decía: “El alcance de la investigación del Inspector General puede abarcar información que usted se comprometió a no revelar de conformidad con los términos del acuerdo de confidencialidad que firmó cuando entró en deber con la Agencia Central de Inteligencia. Por la presente queda liberado de los términos de ese acuerdo de confidencialidad, a los efectos de la investigación del Inspector General, dentro de las limitaciones que se establecen a continuación ... " El sobre incluía notas escritas a mano en cinco hojas de papel legal amarillo. Aparentemente, las notas eran un resumen de lo que Hadden les dijo a los investigadores del Congreso y al inspector general del DOE. Las notas de Hadden describen la base de su conclusión de que NUMEC era parte de una conspiración israelí-estadounidense más amplia para apoyar el programa de armas nucleares israelí.

Documento 38 “¿Desviación nuclear en los EE. UU.? 13 años de contradicción y confusión ”, Informe del Contralor General de los Estados Unidos, 18 de diciembre de 1978, etiquetado como SECRETO antes de su redacción y publicación.

Fuente: ISCAP Appeal No. 2013-078, documento # 1, 18 de marzo de 2014.

En 2010, el gobierno publicó el informe de la GAO del 18 de diciembre de 1978 y la correspondencia relacionada en respuesta a una solicitud de la FOIA. Había redacciones de varias páginas en el informe que abarcaban casi todos los párrafos que se referían a la CIA, a pesar de que el informe tenía entonces 32 años. El 18 de marzo de 2014, ISCAP publicó una versión menos redactada del informe de la GAO en respuesta a una apelación de Grant Smith de IRmep. El informe muestra que en 1978 la GAO se unió a un coro creciente diciendo que no se podía descartar una desviación y agregó que había diferentes opiniones profesionales sobre el asunto dentro de la CIA. Una carta de Stansfield Turner que se adjuntó al informe abordó las acusaciones de posible participación de la CIA y el presidente.

Documento 39 “Transcripción de Actas: Audiencia celebrada antes de la Sesión Ejecutiva del Comité de Asuntos Internos e Insulares, Reunión informal entre los Representantes del Comité del Interior y el Dr. Zalman M. Shapiro, ”21 de diciembre de 1978.

Fuente: Universidad de Arizona, Biblioteca de Colecciones Especiales, Papeles de Morris Udall.

El 21 de diciembre de 1978, Zalman Shapiro finalmente tuvo la oportunidad de responder a los cargos formulados en su contra y dejar las cosas claras cuando el congresista Morris Udall (D-AZ) lo entrevistó en el edificio de oficinas de Longworth House en Washington, DC. Tres abogados comparecieron en nombre de Shapiro de la oficina de Washington del bufete de abogados Arnold & amp Porter, un agente registrado del Estado de Israel. [17] Hadrian Katz de Arnold & amp Porter le dijo al senador Arlen Specter (D-PA) en 2009 que Shapiro era "nuestro cliente y amigo pro bono desde hace mucho tiempo". Udall calificó la entrevista como "una reunión informal". Shapiro no estaba bajo juramento. Sin embargo, él y sus abogados presentaron un escrito amplio antes de la entrevista, se tomó una transcripción literal de 116 páginas, se adjuntaron las declaraciones de apertura por escrito de Shapiro y Udall, y Los abogados de Shapiro presentaron comentarios complementarios y correcciones de la transcripción el 16 de enero de 1979. Mattson describió las inconsistencias y errores en el testimonio de Shapiro [18].

Documento 40 Entrevista de Charles A. Keller, Subgerente de Fabricación y Soporte, Oficina de Operaciones de Oak Ridge, Departamento de Energía de EE. UU., "Ley de Energía Atómica Obstruction of Justice ", informe del FBI de [redactado], 9 de noviembre de 1979, etiquetado como TOP SECRET antes de su redacción y publicación.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, sin número de documento, p. 65-130.

Charles Keller, de la Oficina de Operaciones de Oak Ridge (OROO) de AEC, dirigió la supervisión externa de la contabilidad de uranio en Apollo, lo que llevó al descubrimiento de que faltaba HEU en cantidades inusuales. Luego participó en el inventario independiente de AEC a fines de 1965 que estableció la cantidad de HEU que faltaba. Años más tarde, Keller relató su evaluación de la situación en 1965 en una entrevista con el FBI. “Su instinto [de Keller] es que NUMEC probablemente perdió la mayor parte del material por mal manejo y operaciones descuidadas…. El Sr. Keller consideró que se habría requerido una gran colusión para eliminar 50 kilogramos de uranio enriquecido. También sería difícil enviar esta cantidad de material a otra empresa con documentos falsificados porque esto requeriría colusión con alguien en otra planta, lo que sería aún más difícil ”. Posteriormente, el personal de la NRC llegó a la conclusión de que habría sido relativamente fácil retirar el material de la planta Apollo. [19] Después de opinar sobre asuntos periféricos, Keller resumió para el FBI su evaluación de la situación de NUMEC. “Él dijo que esencialmente el problema en pocas palabras es que el material no estaba allí que los libros decían que debería haber estado allí, pero no hay absolutamente ninguna manera de decir cómo o adónde fue. Su opinión es que las operaciones descuidadas de la planta, la falta de registros y el muestreo inadecuado probablemente [fueron] la razón de la pérdida. Sin embargo, indicó que si planeaba robar material nuclear utilizaría exactamente este tipo de operación, es decir, procedimientos de manejo y contabilidad descuidados ".

Documento 41 Informe interno de entrevistas del FBI, "DIVERT", de SAC Pittsburgh al Director de la División de Investigación Criminal y del FBI, Sección de Terrorismo, 25 de marzo de 1980, etiquetado CONFIDENCIAL antes de su redacción y divulgación.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 728, publicado por el FBI en una forma menos redactada el 28 de septiembre de 2009 según FOIPA No. 1091168-000.

El FBI entrevistó a un ex empleado no identificado de B & ampW y NUMEC el 21 de marzo de 1980. El ex empleado tenía preocupaciones laborales con B & ampW en el momento de la entrevista del FBI. No se sabe por qué el FBI cerró la consideración de sus acusaciones. La esencia de las observaciones que el ex empleado informó al FBI fue la siguiente: “A fines de marzo o principios de abril de 1965 (fecha exacta desconocida) mientras trabajaba [en Apollo] en un turno de turno… salió al muelle de carga para respirar de aire …. Se dio cuenta de que un camión de plataforma estaba retrocedido hasta el muelle de carga con algún equipo extraño encima…. Dijo que luego notó que el propietario de NUMEC, el Dr. Zalman Shapiro, paseaba por el muelle de carga mientras (Capataz de envío y recepción) y (conductor de camión de NUMEC) cargaban "tubos de estufa" en el equipo tipo gabinete de acero que observó en el camión. …. Afirmó que los "tubos de la estufa" contenían tres o cuatro botes ... que normalmente se utilizan para almacenar productos de uranio altamente enriquecido, que definió como 95 por ciento de uranio .... citando su curiosidad natural… procedió a leer la información contenida en la orden de envío. Dijo que notó que el destino del equipo en el camión era Israel, y que debía ser transportado por barco…. Después de haber leído rápidamente la información contenida en la orden de envío, (redactado) le quitó el portapapeles, diciéndole con palabras que el material contenido en la orden de envío era confidencial y no para sus ojos…. Poco después, un guardia armado le ordenó bajar del muelle de carga…. Dijo que no se había presentado antes porque tenía una familia numerosa que mantener y, al día siguiente del incidente, el gerente de personal de la planta (nombre desconocido) de NUMEC amenazó con despedirlo si "no mantenía la boca cerrada" con respecto a lo que había visto en el muelle de carga la noche anterior. Además, informó que mencionó la amenaza que recibió del gerente de personal a su delegado sindical, tras lo cual afirma que fue visitado por "algunos matones sindicalistas" de Kittanning, Pensilvania, y nuevamente le dijeron que mantuviera la boca cerrada ".

Documento 42 Carta de la NRC, de Robert F. Burnett, Director de la División de Salvaguardias, NRC, a (Redactada), Oficina Federal de Investigaciones, 19 de mayo de 1982, sin clasificar.

Fuente: FBI FOIA File No. 117-2564, documento 759.

Uno de los últimos documentos en los archivos del FBI sobre NUMEC es una carta del 19 de mayo de 1982 de la NRC al FBI que transmite un resumen del uranio encontrado durante el desmantelamiento de Apollo. El anexo dice que el procesamiento de uranio altamente enriquecido por NUMEC en Apollo comenzó en 1957 y cesó en 1978 y que la diferencia de inventario acumulada para el período operativo de 1957 a 1978 fue de 463 kilogramos de U-235. Concluye: “La cantidad total de material contabilizado [recuperado] hasta la fecha como resultado del esfuerzo de desmantelamiento es de 95 kilogramos de U-235…. Además, las medidas del titular de la licencia indican que aproximadamente 31 kilogramos de U-235 están retenidos en las paredes y pisos. El ID total acumulado resultante [diferencia de inventario] para el período desde 1957 hasta el presente es de 368 kilogramos de U-235 ". Es decir, la NRC le dijo al FBI que esperara que 337 kilogramos (368 menos 31) de U-235 seguirían faltando en la planta de uranio en Apollo cuando B & ampW completara el desmantelamiento. La estimación que la NRC proporcionó al FBI estaba en estrecha concordancia con el informe DOE de 2001 antes mencionado (desclasificado en 2006), que informó la diferencia acumulada de inventario de HEU en Apollo como 269 kilogramos de U-235 hasta 1968 y 76 kilogramos a partir de entonces, durante un período de tiempo. diferencia de inventario acumulada total durante la vida de la planta de 345 kilogramos.

[1] Robar la bomba atómica: cómo la negación y el engaño armaron a Israel, Roger J. Mattson, 2016. Desvío: NUMEC, Zalman Shapiro y la desviación de uranio de grado de armas estadounidenses al programa israelí de armas nucleares, Grant F. Smith, Institute for Research: Middle Eastern Policy, Inc., 2012. “Revisiting the NUMEC Affair”, Victor Gilinsky y Roger J. Mattson, Boletín de los científicos atómicos, Marzo / abril de 2010. "¿Israel robó uranio apto para bombas de los Estados Unidos?" Victor Gilinsky y Roger J. Mattson, Boletín de los científicos atómicos, 17 de abril de 2014.

[3] El ex presidente de AEC, Glenn T. Seaborg, describió el asunto NUMEC en tres de sus libros. En general, defendió a Shapiro y dijo que había explicaciones alternativas para el HEU que desapareció de Apollo. Véase Seaborg, Glenn T. con Loeb, Benjamin S., Deteniendo la marea: control de armas en el Johnson Años, Lexington Books, 1987 Seaborg, Glenn T. con Loeb, Benjamin S., La Comisión de Energía Atómica bajo Nixon: Adaptarse a tiempos difíciles, St. Martin's Press, Nueva York, 1993 y Seaborg, Glenn T. y Seaborg, Eric, Aventuras en la era atómica: de Watts a Washington, Farrar, Straus y Giroux, Nueva York, 2001.

[4] Robar la bomba atómica: cómo la negación y el engaño armaron a Israel, Roger J. Mattson, pág. 155, 167.

[5] Esas afirmaciones están siendo puestas a prueba por apelaciones en curso de denegaciones de FOIA, revisiones de desclasificación obligatorias y al menos una demanda contra la CIA que busca archivos operativos subyacentes a sus informes resumidos sobre NUMEC.

[6] La opción Sampson: el arsenal nuclear de Israel y la política exterior estadounidense, Seymour M. Hersh, Random House, Nueva York, 1991, pág. 255.

[7] "Uranio altamente enriquecido: lograr un equilibrio, un informe histórico sobre las actividades de producción, adquisición y utilización de uranio altamente enriquecido de los Estados Unidos desde 1945 hasta el 30 de septiembre de 1996", Departamento de Energía de los Estados Unidos, Administración Nacional de Seguridad Nuclear, Revisión 1, Enero de 2001 (desclasificado y publicado en enero de 2006).

[8] Enlace peligroso: la historia interna de la relación encubierta entre Estados Unidos e Israel, Andrew y Leslie Cockburn, HarperCollins, NY, 1991, pág. 79. “Las historias de la CIA sobre‘ perdido ’uranio parecen estar en conflicto”, John J. Fialka, Estrella de Washington, 28 de enero de 1979.

[9] "El científico desarrolló combustible nuclear para el USS Nautilus". TRIB EN VIVO, Mary Ann Thomas, 18 de julio de 2016. "Zalman Shapiro, científico y partidario de Israel, fallece a los 96 años". La crónica judía, Adam Reinherz, 28 de julio de 2016.

[10] Robar la bomba atómica: cómo la negación y el engaño armaron a Israel, Roger J. Mattson, pág. 55-56.

[11] LAKAM era una unidad de inteligencia israelí establecida en 1957 por Shimon Peres, entonces director general del Ministerio de Defensa. LAKAM es el acrónimo hebreo de Science Liaison Bureau. Su primer director, que duró en el puesto durante 20 años, fue un ex agente de Shin Bet llamado Binyamin Blumberg. El fundamento de la creación de LAKAM fue proporcionar inteligencia tecnológica al servicio del proyecto nuclear. Los funcionarios de inteligencia israelíes han dicho que la razón original de ser de LAKAM era recopilar inteligencia científica detrás de líneas amigas en Occidente.

[12] Robar la bomba atómica: cómo la negación y el engaño armaron a Israel, Roger J. Mattson, 2016, pág. 109-116.

[13] Robar la bomba atómica: cómo la negación y el engaño armaron a Israel, Roger J. Mattson, 2016, pág. 188.

[14] "Historias de la CIA sobre‘ perdido ’uranio parecen estar en conflicto", John J. Fialka, Estrella de Washington, 28 de enero de 1979.

[15] "Uranio altamente enriquecido: lograr un equilibrio Un informe histórico de las actividades de producción, adquisición y utilización de uranio altamente enriquecido de los Estados Unidos desde 1945 hasta el 30 de septiembre de 1996", Departamento de Energía de los Estados Unidos, revisión 1, enero de 2001 (desclasificado en enero de 2006 ).

[16] Robar la bomba atómica: cómo la negación y el engaño armaron a Israel, Roger J. Mattson, 2016, pág. 27, 40, 214.

[17] Desvío: NUMEC, Zalman Shapiro y la desviación de uranio de grado de armas estadounidenses al programa israelí de armas nucleares, Grant F. Smith, Instituto de Investigación: Política de Oriente Medio, Inc., 2012. p. 204. "Declaración complementaria de conformidad con la Ley de registro de agentes extranjeros de 1938, según enmendada", Departamento de Justicia de EE. UU., Registrante: Arnold and Porter LLP, Director extranjero: Estado de Israel, 31 de diciembre de 2014.

[18] Robar la bomba atómica: cómo la negación y el engaño armaron a Israel, Roger J. Mattson, 2016 p. 217 y sigs.

[19] “A Safeguards Case Study of the Nuclear Materials and Equipment Corporation Uranium Processing Plant, Apollo, Pennsylvania”, W. Altman, J. Hockert y E. Quinn, Comisión Reguladora Nuclear de los Estados Unidos, NUREG-0627, enero de 1980.

Marzo / abril de 2010, y una secuela en abril de 2014. Mattson es el autor de un libro reciente, Robar la bomba atómica: cómo la negación y el engaño armaron a Israel.


Cómo la CIA creó la UE

Los detalles se proporcionan en una biografía exhaustiva de 1.000 páginas de Jean Monnet por Éric Roussel, que se publicó solo en Francia en 1996, y que parece haber sido suprimida con éxito. Nunca se ha traducido y no tiene reseñas ni siquiera en Amazon. Sin embargo, Ambrose Evans-Pritchard del Reino Unido Telégrafo El periódico ha proporcionado parte de la información básica del mismo. Además, el 2003 de Richard J. Aldrich La mano oculta también proporciona detalles clave, como el dicho de Aldrich, en la página 366, sobre el Comité Americano por una Europa Unida:

ACUE, más que cualquier otra organización de fachada estadounidense de la Guerra Fría, fue una criatura directa de los líderes de la CIA. De hecho, estaba tan repleto de figuras famosas de la CIA que su "fachada" era muy delgada. Sus primeros años parecían haber formado una especie de laboratorio para figuras como [Factura] Donovan, [Allen] Dulles, [Walter] Bedell Smith y [Tomás] Braden, antes de que pasaran a otros proyectos a mediados de la década de 1950. Durante sus primeros tres años de operaciones, 1949-51, ACUE recibió $ 384,650, la mayoría de los cuales se distribuyeron en Europa. Esta fue una gran suma, pero a partir de 1952 ACUE comenzó a gastar tales sumas anualmente. El presupuesto total para el período 1949-60 ascendió a aproximadamente 4 millones de dólares. A medida que la cantidad de dinero que fluía a través del Atlántico comenzó a aumentar, ACUE abrió una oficina local en París para monitorear más de cerca a los grupos que habían recibido subvenciones. En 1956, la avalancha de fondos aumentados estaba provocando temores entre los directores de ACUE de que su trabajo fuera expuesto públicamente. ...

La emergente Comunidad Económica Europea (CEE) y la creciente comunidad de inteligencia occidental se superpusieron en un grado considerable. Esto se ve subrayado por la creación del Grupo Bilderberg, un consejo transatlántico informal y secreto de tomadores de decisiones clave. [representantes de los multimillonarios que controlaban los EE. UU. y las corporaciones internacionales aliadas de EE. UU.]. Bilderberg fue fundada por Joseph Retinger y el príncipe Bernhard de los Países Bajos en 1952 en respuesta al auge del antiamericanismo en Europa. … Retinger obtuvo el apoyo de Averell Harriman, David Rockefeller y Walter Bedell Smith. La formación del ala estadounidense de Bilderberg se confió al jefe de guerra psicológica de Eisenhower, C.D. Jackson, y la CIA proporcionó los fondos para la primera reunión, celebrada en el Hotel de Bilderberg en Holanda en 1954.

Los fondos para estas operaciones de la CIA provinieron no solo del Tesoro de los Estados Unidos, sino también de fuentes privadas, los superricos de Estados Unidos y también de gánsteres organizados, como se reveló en el clásico de 1998 de Alexander Cockburn y Jeffrey St. Clair. Whiteout: la CIA, las drogas y la prensa . Esta financiación extraoficial proviene de los capos de los narcóticos en todo el mundo, como dinero de protección, que es esencial para mantenerlos en el negocio. Entonces, la UE se alimentó financieramente de todas estas fuentes y, básicamente, fue una operación de soborno (para terminar haciendo que las personas 'adecuadas' ingresen al Parlamento de la UE, etc.), además de recibir fondos de lo que podría ser considerados donantes filantrópicos idealistas (porque el sueño de una Europa unida había precedido durante mucho tiempo a la versión sucia que la CIA creó para los europeos). La UE fue una operación de la Guerra Fría, desde el principio. Aunque la Guerra Fría fue supuestamente ideológica, en realidad fue el resultado de una decisión que tomó el presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman el 26 de julio de 1945, para que los Estados Unidos posteriores a la Segunda Guerra Mundial lograran, en última instancia, el primer imperio global que lo abarcara todo del mundo. . La UE fue diseñada para servir los aspectos políticos de eso, y la OTAN los aspectos militares, para los "aliados" europeos de Estados Unidos (las naciones vasallas europeas de Estados Unidos). El objetivo era que la Unión Soviética (posteriormente sólo Rusia) se viera rodeada de enemigos, de modo que, en el análisis final, Estados Unidos y sus "aliados" estarían ofreciendo a la U.R.S.S. "un trato que no pueden rechazar". Este acuerdo (bastante apropiado para provenir de una operación de mafia internacional como el Estado profundo de Estados Unidos) sería la inclusión en el imperio de los Estados Unidos, en términos que son establecidos únicamente por el gobierno de los Estados Unidos, ya sea esto o una conquista. Entonces, se haría lo mismo con China.

Pritchard publicó dos artículos importantes sobre este tema, el primero de los cuales fue su “Euro-federalistas financiados por jefes de espionaje estadounidenses” del 19 de septiembre de 2000:

DESCLASIFICADOS Los documentos del gobierno estadounidense muestran que la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos llevó a cabo una campaña en los años cincuenta y sesenta para generar impulso para una Europa unida. Fundó y dirigió el movimiento federalista europeo. … Un memorando, fechado el 26 de julio de 1950, da instrucciones para una campaña para promover un parlamento europeo de pleno derecho. Está firmado por el general William J Donovan, jefe de la Oficina de Servicios Estratégicos de Estados Unidos en tiempos de guerra, precursora de la CIA.

Los documentos fueron encontrados por Joshua Paul, investigador de la Universidad de Georgetown en Washington. Incluyen archivos publicados por los Archivos Nacionales de EE. UU. La principal herramienta de Washington para dar forma a la agenda europea fue el Comité Americano por una Europa Unida, creado en 1948. El presidente era Donovan, aparentemente un abogado privado en ese entonces.

El vicepresidente era Allen Dulles, director de la CIA en los años cincuenta. La junta incluía a Walter Bedell Smith, el primer director de la CIA y una lista de ex-figuras y funcionarios de OSS que entraron y salieron de la CIA. Los documentos muestran que ACUE financió el Movimiento Europeo, la organización federalista más importante de los años de la posguerra. En 1958, por ejemplo, proporcionó el 53,5% de los fondos del movimiento.

La Campaña Juvenil Europea, un brazo del Movimiento Europeo, fue totalmente financiada y controlada por Washington. El director belga, Baron Boel, recibió pagos mensuales en una cuenta especial. Cuando el jefe del Movimiento Europeo, Joseph Retinger, nacido en Polonia, se enfureció ante este grado de control estadounidense y trató de recaudar dinero en Europa, fue rápidamente reprendido.

Los líderes del Movimiento Europeo - Retinger, el visionario Robert Schuman y el ex primer ministro belga Paul-Henri Spaak - fueron tratados como mano de obra por sus patrocinadores estadounidenses. El papel de Estados Unidos se manejó como una operación encubierta. Los fondos de ACUE & # 8217 provinieron de las fundaciones Ford y Rockefeller, así como de grupos empresariales con estrechos vínculos con el gobierno de EE. UU.

Fue Washington quien impulsó la integración europea a fines de la década de 1940 y la financió de manera encubierta durante las administraciones de Truman, Eisenhower, Kennedy, Johnson y Nixon. … Estados Unidos ha confiado en la UE desde entonces como el ancla de los intereses regionales estadounidenses junto con la OTAN. ...

Es extraño que esto magistral estudio de 1000 páginas encontré sólo una editorial en francés. [Ese es el libro de Eric Roussel, Jean Monnet . El artículo de la Wikipedia francesa sobre Roussel dice: "En 1995, il écrit une biographie consacrée à Jean Monnet2 qui reçoit le prix de l & # 8217Essai de l & # 8217Académie française, le prix Guizot, et le prix européen de l’histoire". A pesar de todos esos premios, el trabajo es poco conocido, incluso en Francia.] Tampoco son muchos los documentos desclasificados de los archivos del Departamento de Estado que muestran que la inteligencia estadounidense financió el movimiento europeo en secreto durante décadas y trabajó agresivamente entre bastidores para empujar a Gran Bretaña al proyecto. ...

[La CIA] trató a algunos de los "padres fundadores" de la UE como mano de obra y les impidió activamente encontrar una financiación alternativa que hubiera roto la dependencia de Washington. ... El "estado profundo" estadounidense estaba metido hasta el cuello. ...

Dado que ese periódico (como lo son todos los principales medios de comunicación en los Estados Unidos y en sus naciones vasallas) es tanto neoliberal como neoconservador, Pritchard aprobó todo esto. Lo hizo diciendo: “No hay nada particularmente perverso en esto. Estados Unidos actuó con astucia en el contexto de la Guerra Fría. La reconstrucción política de Europa fue un éxito rotundo ". Sin embargo, obviamente, ninguna democracia auténtica puede existir en una nación que se gobierna engañando a su público, ni ninguna democracia puede ser un imperio, ya sea la nación imperialista misma, o una de sus naciones vasallas, porque eso es simplemente un “Estado profundo”. ”Gobierno, detrás de escena, por sus multimillonarios - es una aristocracia, y no una democracia, lo que reina allí. Aunque todos los principales medios de comunicación del país apoyarán a la aristocracia, ya que todos serán poseído por la aristocracia - cualquiera que la llame una "democracia" es claramente un tonto o un mentiroso, porque tal nación es exactamente lo opuesto a una democracia: es una aristocracia.

Así es como la UE ha agradecido a Rusia por eso: culpando a Rusia, junto con la Alemania nazi, de haber sido su enemigo durante la Segunda Guerra Mundial. El Parlamento Europeo de la UE creado por el régimen estadounidense votó el 19 de septiembre de 2019 a favor de una resolución que condena tanto a Hitler como a Stalin por haber comenzado la Segunda Guerra Mundial, lo cual es una mentira, y una especialmente indignante, considerando que la Unión Soviética hizo más que cualquier otro país para derrotar a Hitler y permitir que todos esos países no estén ahora controlados por un régimen nazi. (Poco después de que publiqué ese artículo, otro, de Max Parry, llegó de forma independiente a la misma conclusión: que la UE es fascista). Esa Resolución de la Gran Mentira, que el Parlamento de la UE aprobó el 19 de septiembre de 2019, decía que

Considerando que se ha convertido en un lugar común para Rusia negar su responsabilidad y culpar de las hostilidades a Occidente en su retórica oficial, creando una base de propaganda confiable en la que puede confiar para justificar su incumplimiento del derecho internacional y continuar su agresión contra los países de la Asociación Oriental [Los Estados unidos]

1. Destaca que la Segunda Guerra Mundial, la guerra más devastadora de la historia de Europa, fue causada por el notorio Tratado de no agresión nazi-soviético de 23 de agosto de 1939, también llamado Pacto Molotov-Ribbentrop, y sus protocolos secretos, que permitieron dos regímenes totalitarios que compartían el objetivo de la conquista mundial de dividir Europa en dos zonas de influencia.


Lecciones para hoy

El Comité de la Iglesia emitió varias recomendaciones, incluido el establecimiento de un Comité Selecto de Inteligencia permanente para proporcionar una mejor supervisión del Congreso. La Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de 1978 estableció procedimientos y un tribunal especial de la FISA para autorizar las operaciones de vigilancia electrónica cuando se justificara.

Las investigaciones y hallazgos del Comité de la Iglesia difícilmente podrían ser más relevantes hoy. A raíz del 11 de septiembre, la "guerra contra el terror" se utilizó para justificar el abandono de muchas restricciones y procedimientos que se habían establecido en la década de 1970. El tribunal de la FISA fue pasado por alto en una nueva era de vigilancia electrónica sin orden judicial, ha habido informes de operaciones similares a COINTELPRO contra grupos contra la guerra de Irak y otros, además de restricciones a las libertades civiles.


La Agencia de Seguridad Nacional
sede en Fort Meade, Maryland.

Algunas de las decisiones ejecutivas y legislativas con respecto a los detenidos en Guantánamo tienen consecuencias potencialmente de gran alcance para la erosión del hábeas corpus y otros derechos para los ciudadanos estadounidenses. La Ley Posse Comitatus de 1878, que restringió el uso de las fuerzas armadas estadounidenses para hacer cumplir la ley, también está en peligro en la era de la "seguridad nacional". Si bien la Ley de Autorización de Defensa Nacional John Warner de 2006, que amplió los poderes federales de la ley marcial, fue derogada, Estados Unidos tiene por primera vez un comando militar, NORTHCOM, cuya área de responsabilidad incluye a los propios Estados Unidos. Los planes de Continuidad del Gobierno (COG) poco notados ahora ponen en manos del presidente el poder de declarar una "emergencia catastrófica" y anular las funciones normales del gobierno. La mayor parte de la "Directiva ejecutiva 51" está clasificada como representante de Estados Unidos y el miembro del Comité de Seguridad Nacional, Peter Fazio, solicitó ver el anexo clasificado de este documento que la Casa Blanca le negó el acceso, citando "preocupaciones de seguridad nacional".

En la era posterior al 11 de septiembre, Estados Unidos lucha por encontrar un nuevo equilibrio entre la seguridad y las libertades civiles, aunque para muchos observadores esta es una opción falsa. El Imperio Romano se convirtió en imperialismo y colapsó desde dentro mucho antes de que fuera invadido por ejércitos extranjeros.

Vale la pena observar que las revelaciones de la conspiración de asesinatos y el espionaje doméstico que tanto conmocionaron a la nación hace más de 30 años ya no tienen el poder de evocar reacciones tan fuertes cuando ocurren relevaciones similares en la actualidad. ¿Es este el resultado de un mayor realismo por parte del público? ¿O es motivo de alarma?


Ver el vídeo: Truman Tells LBJ He Cant Come to Inauguration - Jan. 8, 1965 Transcript Below (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Ahiliya

    Lan Veamos

  2. Abisha

    Gracias a Afur por una gran publicación. Lo leí con mucho cuidado, encontré muchas cosas útiles para mí.

  3. Nodens

    Está de acuerdo, la información es muy buena

  4. Suzanna

    que lindo pensamiento



Escribe un mensaje